Intentaron asaltar a Guillermo Andino

Información General

Dos «motochorros» que actuaban a cara descubierta intentaron asaltar ayer a la tarde al periodista Guillermo Andino en pleno barrio de Palermo e incluso le rompieron uno de los vidrios del automóvil para tratar de despojarlo de su reloj, un recuerdo que le dejó su fallecido padre.

El violento episodio se produjo poco después de que Andino finalizara la reunión de producción posterior a la emisión del noticiero «América Noticias». «Salí de la reunión de producción en el canal y había arreglado para ir a comer con mi mujer (la modelo Carolina Prat)», comentó Andino.

  • Semáforo

    El periodista explicó que partió con su automóvil por la avenida Juan B. Justo y se detuvo en el semáforo del cruce con la avenida Santa Fe (en diagonal están los cuarteles del Ejército), que suele demorar bastante a los conductores. Andino indicó que en ese momento vio por el espejo retrovisor a dos hombres en una motocicleta que se acercaban por un costado.

    Al llegar a la ventanilla del conductor, el sujeto que iba como acompañante (de pelo corto y robusto, según describió Andino) sacó un elemento de su bolsillo derecho. «No era un arma; me dio la sensación de que era una bujía porque le pegó al vidrio y estalló. Algunos pedazos me pegaron en la cara, pero no me hirieron», manifestó el conductor.

    «Dejate de joder, hijo de p...!», le gritó el delincuente cara a cara mientras intentabaingresar al automóvil,que tiene vidrios semipolarizados. En un acto inconsciente propio del nerviosismo, Andino pasó el semáforo, aceleró a contramano por Bullrich y frenó su marcha en avenida Del Libertador, donde permaneció «temblando por diez minutos».

  • Bolitas de acero

    Según aseguró el periodista, esta modalidad está relacionada con el robo de relojes de los automovilistas o carteras dejadas sobre los asientos del vehículo. Algún tiempo atrás, Andino había sido víctima de otro hecho delictivo en el mismo semáforo, mientras esperaba la habilitación para el paso.

    «Aquella vez, me habían tirado bolitas de acero, que impactaron en el vidrio y dejaron dos «estrellitas», aunque no llegó a romperse», recordó Andino. «Tuve mucho miedo; agradezco que no estaba ni con mis hijos ni con mi mujer», agregó.

    La Policía informó que no intervino, porque Andino no efectuó denuncia sobre el ilícito del que fue víctima.
  • Dejá tu comentario