Mangeri declaró y reconoció a subcomisario al que acusó de amenazas

Información General

En una declaración sorpresiva y en pleno juicio oral por el crimen de la adolescente Ángeles Rawson, el acusado por el hecho, el portero Jorge Mangeri, apuntó contra un subcomisario presente en la sala y lo sindicó como la persona que supuestamente lo "apretó" para que admitiera su culpabilidad.

"No me voy a olvidar su cara", expresó Mangeri, quien a través de su abogado pidió ampliar su declaración al ver ingresar al recinto en el que se desarrolla el juicio al subcomisario Martín de Cristóbal, segundo jefe de la División Homicidios de la Policía Federal. "Su función era taladrarme la cabeza", expresó Mangeri ante el Tribunal Oral en lo Criminal N° 9, al apuntar contra el jefe policial.

"Esta persona me amenazó, me apretó, no me voy a olvidar nunca más a esta persona", expresó el portero, mientras aseguró que el policía le ordenó que le dijera a la fiscal que él mató a la adolescente "sin querer".

La afirmación de Mangeri se encuentra en línea con una de las estrategias de su abogado, Adrián Tenca, que intenta demostrar que su cliente fue llevado a declarar como testigo y que además fue sometido a apremios.

En las declaraciones que prestaron otros dos jefes del área de Homicidios, el comisario Rodolfo Gutiérrez y el subcomisario Ricardo Juri, los dos admitieron que estuvieron junto a De Cristóbal en la fiscalía cuando se realizaron los interrogatorios del caso, aunque negaron haber participado de los mismos.

Para la jornada de este miércoles estaba previsto que De Cristóbal brindara su testimonio, como así también que declararan nueve testigos vinculados al hallazgo del cuerpo de Ángeles en el predio de la Ceamse, ubicado en la localidad de José León Suárez.
El Tribunal deberá resolver si, a partir de la declaración de Mangeri, extraerá testimonios para la Cámara del Crimen de inmediato o si lo hará al final del juicio. Ángeles, de 16 años, desapareció el lunes 10 de junio del 2013 cuando regresaba a su casa del barrio porteño de Palermo.

Las cámaras de los edificios registraron el momento en el que la joven ingresó por la puerta principal del edificio donde vivía junto a su familia. Al día siguiente su cuerpo fue hallado en el predio de la Ceamse de José León Suárez, y días después el portero fue detenido a raíz de una declaración en la que se autoincriminó.

Luego Mangeri dijo ser inocente y que la declaración que había hecho fue a raíz de ser amenazado por un grupo de personas a las que nunca identificó en el expediente, y de quien dijo haber recibido una golpiza, aunque una pericia determinó que las heridas habían sido autoinflingidas.

Dejá tu comentario