Sudoración excesiva: ¿qué opciones existen para tratarla?

Información General

De nombre hiperhidrosis, afecta a millones de personas en el mundo y altera la vida diaria. Existen tratamientos que brindan soluciones duraderas y consejos para hacerle frente de cara al verano.

Sudar es una función física vital que nos permite bajar la temperatura de nuestro cuerpo. Es por eso que con la llegada del verano y las altas temperaturas nuestra sudoración aumenta, así como también cuando hacemos deporte, o cuando nos enfrentamos a una situación estresante.

¿Pero qué sucede si la sudoración excesiva es permanente y se produce en cualquier momento del año o del día, más allá del clima o de las actividades que realizamos? ¿Qué ocurre cuando una persona suda tanto que esto comienza a interferir con su vida pública y diaria? En ese caso ya no hablaríamos de un proceso natural del cuerpo, sino de una condición médica que se conoce como hiperhidrosis.

La hiperhidrosis es un trastorno que afecta a millones de personas en el mundo. Se denomina hiperhidrosis primaria o focal cuando la sudoración excesiva se da en una zona específica del cuerpo como pueden ser manos, pies o axilas y se produce de forma simétrica. Esto afecta a los pacientes en su vida cotidiana, sobre todo socialmente y más aún en la época estival. 

Hay estudios que indican que se trataría de una condición hereditaria y se estima que el 3% de la población mundial lo padece. Lo más común es que se inicie en la adolescencia y que se de en episodios al menos una vez a la semana, aunque hay personas que la sufren a diario.

Existe también la hiperhidrosis secundaria, que puede aparecer en cualquier edad y suele ser síntoma de otras afecciones médicas, entre las que se encuentran los trastornos de ansiedad, trastornos hormonales, hipertiroidismo, obesidad y menopausia entre otras causas que incluyen cierta medicación y el abuso de sustancias como el alcohol.

El tipo de hiperhidrosis más frecuente es la axilar, que alcanza el 60% de los casos. Las personas que la padecen muchas veces se sienten antihigiénicas, experimentan vergüenza y angustia ante esta situación, además de las molestias que conllevan el cambiarse de ropas varias veces en el día o tener que ducharse continuamente.

Hasta el momento las personas trataban de combatir sin éxito la hiperhidrosis axilar con el uso de antitranspirantes, para tratar de bloquear esta hiperactividad que presentan sus glándulas sudoríparas.

También se utilizaba como tratamiento la aplicación de la toxina botulínica, de manera local. Pero esto solo tenía un efecto temporario y los pacientes debían recurrir una y otra vez al consultorio para repetir el proceso, lo que conlleva un costo de mantenimiento en tiempo y dinero.

Otra posibilidad para tratar este trastorno eran los medicamentos, que presentaban como problema un conjunto de efectos adversos, por tener que ser utilizados de manera prolongada.

Desde mi experiencia de más de 30 años como cirujano plástico y especialista en medicina estética, puedo decir que las personas buscan otro tipo de soluciones. Hoy lo principal para los pacientes es que el tratamiento sea rápido, mínimamente invasivo y que les permita retornar a la actividad normal en mucho menor tiempo. Esa es la alternativa que nos ofrece la tecnología más avanzada, que permite tratar la hiperhidrosis axilar mediante el láser Precision Tx.

¿Cómo funciona? Utiliza la tecnología láser de precisión, dirigiendo una onda específica a través de una cánula, que de forma eficiente, entrega la luz láser para destruir las glándulas axilares, con total seguridad para el paciente, ya que cuenta con un sensor termal que evita cualquier tipo de daño posible. La principal ventaja es que se realiza una única sesión de entre 40 minutos a una hora y sus resultados son duraderos.

Una de las principales ventajas del tratamiento con el láser es que puede realizarse en cualquier época del año. A su vez, permite a la mayoría de los pacientes retornar a la actividad normal de inmediato.

Antes de finalizar, me gustaría destacar que no toda sudoración excesiva es hiperhidrosis, razón por la cual la consulta médica es fundamental para tener un diagnóstico certero y un tratamiento adecuado.

Por último, quisiera agregar una serie de consejos que pueden ayudar, en general, a evitar la sudoración en exceso, teniendo en cuenta que estamos a las puertas del verano:

• Disminuir y si es posible evitar totalmente el uso de alcohol, café, las comidas picantes y los alimentos con exceso de calorías.

• Beber suficiente agua para mantener correctamente hidratado al cuerpo.

• No exponerse al sol.

• Utilizar ropa liviana y suelta, confeccionada con fibras naturales.

*El doctor Néstor Vincent es médico cirujano. Fundó y dirige la Clínica Ciencia Estética Quirúrgica. En el 2017 presidió el 47° Congreso de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora.

Dejá tu comentario