El ocaso de Andrew Cuomo, otrora estrella del Partido Demócrata

Mundo

Poco más de un año atrás, el gobernador de Nueva York sonaba como presidenciable. De una familia histórica en la política, se convirtió en un paria por su historial de acoso sexual.

El gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, dimitió el martes tras una investigación que determinó que había acosado sexualmente a 11 mujeres, ante una creciente presión legal y las exigencias de su salida por parte del presidente Joe Biden y otros políticos de su partido.

La dimisión constituye una estrepitosa caída para un hombre del que se llegó a hablar como posible aspirante a la presidencia de Estados Unidos. Cuomo, un demócrata que desde 2011 ocupaba el cargo de gobernador del cuarto estado más poblado de Estados Unidos, será reemplazado por la vicegobernadora Kathy Hochul, demócrata del oeste de Nueva York, quien completará el mandato en diciembre de 2022, convirtiéndose en la primera mujer en ocupar el puesto.

La dimisión del poderoso demócrata supone la segunda vez en 13 años que un gobernador de Nueva York dimite por un escándalo, después de que Eliot Spitzer renunciara en 2008 por el uso de servicios de prostitución.

Andrew Cuomo, de 63 años, fue elegido para tres mandatos como gobernador, al igual que su difunto padre, Mario Cuomo.

Anteriormente fue secretario del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos entre 1997 y 2001, bajo el mandato del expresidente Bill Clinton.

Al igual que su padre, Andrew Cuomo nunca se presentó como candidato a la presidencia, a pesar de las especulaciones sobre sus posibles ambiciones nacionales.

El año pasado adquirió protagonismo nacional a principios de la pandemia de Covid-19 tras ofrecer conferencias de prensa diarias mientras su estado se convertía en el epicentro estadounidense de la crisis sanitaria.

Su contraposición a la postura negacionista del entonces mandatario Donald Trump le valieron un aumento de su popularidad más allá del estado de Nueva York.

La investigación civil determinó que las acciones de Cuomo y sus asesores principales violaron múltiples leyes estatales y federales, pero la fiscal general Letitia James no presentó acusaciones penales.

Los fiscales locales son libres de hacerlo, lo que significa que Cuomo aún podría enfrentarse a riesgos legales.

El apoyo político al renunciante gobernador quedó herido de muerte la semana pasada cuando el presidente Biden, amigo de Andrew Cuomo desde hace años, dijo a los periodistas en la Casa Blanca: "Creo que debería dimitir".

Otros demócratas destacados, entre ellos los dos senadores del estado, Chuck Schumer y Kirsten Gillibrand, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, también se sumaron a las peticiones de dimisión de la otrora estrella del partido.

Los investigadores concluyeron que Cuomo y sus ayudantes crearon un lugar de trabajo "tóxico" y "hostil" en una oficina atenazada por el acoso, el miedo y la intimidación.

Temas

Dejá tu comentario