Guedes justifica la devaluación en Brasil y desata la polémica: "Hasta las empleadas domésticas iban a Disney"

Mundo

El ministro de Economía, Paulo Guedes, criticó las políticas del PT y justificó la depreciación del real que, en lo que va del mes, ya superó el 8%. "Ahora hay que pasear en Foz de Iguazú", dijo.

El ministro de Economía, Paulo Guedes, volvió a ser, este jueves, el centro de las críticas en Brasil al afirmar que "hasta las empleadas domésticas iban a Disney" durante los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT) debido a que el real estaba fuerte respecto del dólar.

Guedes, el superministro de Jair Bolsonaro, defendió así la devaluación del real que, en lo que va de febrero, superó el 8% y llegó este jueves a un nivel histórico de 4,38 ante el cual intervino el Banco Central para bajarlo.

Folha de S.Paulo on Twitter

El funcionario, un liberal monetarista graduado en la Universidad de Chicago y que trabajó en Chile durante la dictadura de Augusto Pinochet, defendió la devaluación reciente: "Hasta las empleadas domésticas iban a Disney cuando el dólar estaba a 1,80, eso era una fiesta terrible. Ahora hay que pasear en Foz de Iguazú, ir a las playas del noreste", dijo, desatando la polémica.

Embed
oglobo.globo.com/videos/v/empregada-domestica-indo-para-disney-uma-festa-danada-diz-paulo-guedes/8318015

"No comento, cada uno responde por sus actos. El dólar está un poco caro", disintió por su parte el propio Bolsonaro al ser consultado sobre las declaraciones de su ministro.

El expresidente Lula da Silva fustigó a Guedes antes de ingresar a su reunión con el papa Francisco.

"Es triste y muchos creen que yo exagero cuando digo esto, pero esta gente no soporta la movilidad social ascendente de los más pobres ni el desarrollo soberano de Brasil", sostuvo a través de Twitter.

Lula on Twitter

El titular de la ONG Educafro, Frei Davi Santos, afirmó que el ministro cometió "violencia contra los pobres". "¿Este es un gobierno que no quiere el bienestar de los más pobres?", se preguntó.

Guedes, extitular de un fondo de inversión que se acercó a Bolsonaro en 2017 para presentarle un plan económico, es el ministro más poderoso de Brasil, ya que su cartera se ocupa de inversiones, finanzas, relaciones comerciales internacionales y absorbió el extinto Ministerio de Trabajo.

La semana pasada había llamado "parásitos" a los empleados públicos, una declaración con la cual se frenó el impulso del gobierno para enviar la reforma del sector público al Congreso.

El dólar esta semana batió récords históricos desde que en 1994 se implementó el Plan Real, que creó la actual moneda brasileña.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario