28 de julio 2021 - 00:00

Cada vez más cuestionado, Bolsonaro acude a un lábil aliado contra un impeachment

Brasilia - El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que registra una brusca caída de su popularidad, nombró ayer al frente del principal ministerio al senador Ciro Nogueira, representante de un bloque de partidos de derecha con gran peso en la Cámara de Diputados, un gesto que recorta su poder pero que apunta a ponerlo a salvo de eventuales ofensivas para su destitución.

“Acabo de aceptar la honorable invitación del presidente Jair Bolsonaro para asumir la Casa Civil”, una suerte de jefatura de gabinete, informó Nogueira en Twitter tras una reunión con el mandatario en Brasilia.

Nogueira, de 52 años, es presidente de Progresistas, un partido de derecha que símbolo del llamado “centrão”, un bloque informal al que Bolsonaro ha ido cediendo espacio tras llegar al poder con un discurso antisistema y contra “la vieja política”.

Cediendo más terreno a ese grupo, que según analistas tiene entre 200 y 300 diputados (entre un 40% y un 60% de los 513 escaños), el mandatario lograría blindarse de un eventual pedido de “impeachment” u otras tentativas de sacarlo del poder que requieran mayoría especial en el Congreso.

Los legisladores del centrão se caracterizan por negociar votos a cambio de inversiones en sus estados y apoyan o derrocan presidentes según su conveniencia. Lo que ocurrió con la mandataria de izquierda Dilma Rousseff (2011-2016), de quien muchos fueron aliados antes de votar su destitución.

Ese toma y daca para asegurar la gobernabilidad dio origen en las últimas décadas a numerosos escándalos e investigaciones de corrupción. En tanto, la fidelidad del centrão siempre es problemática. Prueba de ello es que el propio Nogueira trató en 2017 a Bolsonaro de “fascista” y en la segunda vuelta de 2018 apoyó a su adversario de izquierda, Fernando Haddad.

La popularidad de Bolsonaro está en su nivel más bajo, 24%, por su caótica gestión de la pandemia, que hasta ahora ha dejado más de 550.000 muertos en el país y por las sospechas de corrupción en la compra de vacunas anticovid. Él mismo está siendo investigado por supuestamente haber estado al tanto de irregularidades sin haberlas denunciado.

Los sondeos indican que en las presidenciales de 2022 sería derrotado por amplio margen por su mayor rival, el expresidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva.

Dejá tu comentario

Te puede interesar