Colombia: desertor vaticina final cercano para las FARC

Mundo

Bogotá (EFE, AFP, DPA) - El ex guerrillero colombiano Wilson Bueno Largo, alias «Isaza», quien huyó de las FARC con el rehén Oscar Tulio Lizcano, auguró ayer el fin de esa organización armada, y exhortó a sus antiguos compañeros a desmovilizarse.

«Isaza» se ha convertido en un héroe nacional en su país por haber posibilitado la liberación del ex congresista, que llevaba más de ocho años en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Esta acción le reportará a «Isaza» una recompensa de casi medio millón de dólares.

En una multitudinaria conferencia de prensa en Bogotá, el ex guerrillero aseguró: «Las FARC, en estos momentos, son un grupo ya muy reducido, unas FARC sin un oriente político que van a desaparecer. Son unos guerrilleros sin moral y con una descomposición interna».

«De todo corazón les digo desmovilícense, es el mejor camino que cualquier guerrillero puede tomar, dénse una oportunidad de reencontrarse con su familia, volver a la sociedad y volver a vivir», aseguró «Isaza» al enviar un «fuerte saludo» a los todavía integrantes de las FARC, grupo rebelde fundado en 1964. «Isaza», que integró durante 12 años las filas de las FARC y ahora tiene la oportunidad de elegir si quiere vivir en Francia, tomó la decisión de desertar, supuestamente, cuando supo que el ejército planeaba un cerco en torno a la veintena de rebeldes que custodiaban a Lizcano.

En primer lugar -dijo- «he pensado mucho en ayudar a mi familia, pero no pensé todavía si iré a Francia», país del que dice no conoce «nada» y cuyas autoridades le ofrecieron asilo.
«Isaza» compareció ante la prensa con ropa y zapatos deportivos nuevos, un parche sobre el ojo izquierdo, que perdió hace años en un combate con el ejército.

Con tono pausado, aseguró que el hambre y el amor por su novia también influyeron en su decisión de escapar con Lizcano. «Me vine a dar cuenta que hacía seis meses no me veía con ella, no sabía de ella, tenía muchas ganas de verla y era la única forma de hacerlo, entregándome y desmovilizándome», puntualizó.

En ese marco, el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, pidió ayer a los guerrilleros reflexionar sobre las ventajas de dejar las FARC y se comprometió a cumplir con la prometida política de recompensas para aquellos que se desmovilicen y lleven consigo a los rehenes que mantienen secuestrados.

  • Dilema

    Los abogados buscan ahora una forma para superar el dilema entre la acusación por secuestro, un delito de lesa humanidad que se le imputará al insurgente y que no prescribe, y la necesidad de estimular la entrega de secuestrados con garantías. En momentos en que políticos y analistas vaticinan el «fin» de las FARC, la guerrilla izquierdista emitió ayer un comunicado en el que se mostró dispuesta a negociar un canje de rehenes por rebeldes presos. «Con beneplácito hemos recibido su misiva de setiembre que invita a explorar colectivamente caminos hacia la paz. Esta carta es ya el comienzo del intercambio epistolar que nos proponen para discutir en torno a la salida política del conflicto, el canje humanitario y la paz», señaló la guerrilla.
  • Dejá tu comentario