Con Congreso cuestionado, Chávez apelará a las asambleas callejeras

Mundo

Caracas (AFP, ANSA, Reuters) - La obtención por parte de Hugo Chávez de todos los escaños de la unicameral Asamblea Nacional, tras el boicot ensayado por la oposición, deja el camino libre para la profundización del proyecto socialista anunciado por el mandatario. Con pocos recursos, la oposición pidió ayer la nulidad de los comicios de los que participó 25% del padrón.

La coalición de Chávez obtuvo los 167 escaños de la nueva Asamblea Nacional, mientras que su propio partido, el Movimiento Quinta República (MVR), ganó 114 escaños, tres más que la mayoría calificada de 111, según los propios partidos.

Esa mayoría de dos tercios es necesaria para aprobar leyes orgánicas, enmiendas a la Constitución bolivariana de 1999 (que deben también deben ser sometidas a referendo), designar al fiscal general, modificar el Consejo Nacional Electoral (CNE) y otras designaciones.

El presidente de la Asamblea Nacional saliente,
Nicolás Maduro (MVR), adelantó que en 2007 se realizará un referendo para reformar la Constitución bolivariana de 1999 y que la reforma será preparada en 2006.

En el único boletín oficial difundido hasta ahora por el CNE, la abstención fue ubicada en 75% cuando había sido escrutado 79,1% de los votos. En Venezuela, el voto no es obligatorio. En los comicios municipales de agosto pasado, en los que participaron los partidos opositores, la abstención alcanzó 69,18%. En las elecciones generales de 2000 (presidenciales y legislativas) la abstención fue de 47%.

La ONG opositora Súmate, que lanzó la campaña abstencionista, evalúa por su parte acciones legales contra los comicios al considerarlos «viciados» e « ilegítimos»,
informó su directora, María Corina Machado. En el mismo sentido, se manifestó el secretario general de la democristiana Copei, César Pérez Vivas.

• Ultima encuesta

Machado dijo que la impugnación electoral obedece a la alta abstención registrada durante el proceso, que estimó en 82,3% en todo el país.

El canciller
Alí Rodríguez aseguró que esa abstención no resta legitimidad al Parlamento electo y que es también muy alta en países «donde la democracia está consolidada», entre los cuales mencionó a los Estados Unidos.

El año próximo, Chávez disputará su reelección por 6 años más -como lo autoriza la Constitución por una única vez- en las elecciones presidenciales de diciembre, para las cuales la oposición queda en una muy difícil situación.

La última encuesta realizada en octubre de Datanálisis indica que el presidente Chávez mantiene altos índices de aprobación de su gestión de 68%, de confianza 51%, y que si las elecciones presidenciales fueran el próximo domingo, 47% de los venezolanos votaría por él.

Afirmó que con esa intención de voto el presidente tiene asegurada la reelección, porque 30% de los encuestados afirma que si se mantienen las mismas reglas de votación, no participa en los comicios.

Maduro dijo en una conferencia de prensa con diputados electos en la Asamblea Nacional:
«Ahora vamos al parlamentarismo de calle». «Nos basaremos en la consulta pública intensa, se va a consultar al ciudadano donde está sin importar el sitio», para la redacción de las nuevas leyes, añadió. Es decir, el gobierno apelará al disfraz democrático del comunista Fidel Castro y sus asambleas del poder popular.

El presidente Chávez, en un discurso en el que abundó en su proyecto socialista durante el Festival Mundial de la Juventud el 14 de agosto pasado, afirmó: «Estamos en una etapa de transición apuntando al poscapitalismo, que pudiera ser llamado presocialismo».

Dijo que había que construir una «democracia nueva, vigorosa, mucho más que representativa, participativa» y se refirió a los comités de tierra urbana, de salud, a las mesas técnicas de energía, de agua, a los círculos bolivarianos, a los cuerpos de reserva militar, que están surgiendo en los barrios pobres de las ciudades venezolanas.

Dejá tu comentario