Efecto coronavirus: Trump repunta en los sondeos

Mundo

El presidente de EEUU acortó su distancia con Biden. Lo favorecen las horas diarias de exposición mediática por su liderazgo de la respuesta al coronavirus.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, avanza en los sondeos impulsado por la exposición mediática que le permite estar a cargo de la respuesta del gobierno a la pandemia del coronavirus, y está casi cabeza a cabeza con Joe Biden, el candidato demócrata favorito para la Casa Blanca.

El último relevamiento del ABC-Washington Post muestra claramente el avance de Trump. El republicano tiene el 47% de las preferencias frente al 49% de Biden: hace solo un mes, la distancia entre ambos era de 7% en favor del exvicepresidente.

Una carrera electoral profundamente cambiada si se compara con solo un mes atrás, cuando el virus parecía lejos todavía algo lejano en Estados Unidos.

En las últimas semanas, Biden y el otro aspirante demócrata, Bernie Sanders, casi desaparecieron del radar, creando confusión entre los electores del partido, preocupados por su "irrelevancia" en un momento como el actual, en el que Trump no renuncia a la campaña electoral y está frecuentemente en boca de todos.

Con las elecciones muy lejanas -se vota en noviembre-, el presidente de Estados Unidos aparece una o dos horas diarias en las emisiones en directo por televisión, participando en los informes del grupo de trabajo contra el coronavirus.

La ausencia de Joe Biden y de Bernie Sanders, relegados a sus casas y obligados a llevar a cabo solo encuentros virtuales con los residentes de diversas ciudades, se hace sentir en los sondeos.

Las recientes apariciones virtuales del exvicepresidente de Barack Obama no lo ayudaron: durante una entrevista con CNN fue captado tosiendo sin tomar las precauciones debidas, las que él mismo había aconsejado a los norteamericanos para enfrentar al coronavirus.

Y si Biden está ausente, Sanders parece haber desaparecido por completo: sobre el senador por Vermont la presión crece día a día para que salga de la campaña electoral, para permitir a los demócratas que se alineen en bloque con Biden y concluya definitivamente una temporada de primarias ya muy alterada por la pandemia.

Al Partido Demócrata, además, le complica el cuadro el fuerte éxito de los gobernadores en primera línea frente a la emergencia por coronavirus. El nombre que predomina es el del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, que varios consideran cada vez más como el anti Trump y con buena recepción entre las mujeres.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario