Desastres dejan 100 muertos ya en Europa

Mundo

Madrid (EFE, Reuters, AFP, ANSA) - Siete países del Centro y Este de Europa sufren las consecuencias de severas inundaciones, que hasta el momento dejaron un saldo de 64 muertos y 8 desaparecidos. Mientras, en la Península Ibérica se siguen quemando miles de hectáreas en medio de un verano tórrido que ya se cobró la vida de 33 personas. Los desastres naturales están trazando este mes de agosto una línea divisoria a la altura de los Pirineos entre un suroeste quemado por el sol y los incendios -con una sequía que los favorece- y el centro del continente, donde las lluvias torrenciales desbordaron numerosos ríos de Alemania, Austria, Suiza, Rumania, Bulgaria, Eslovenia y Moldavia.

Los incendios de España y Portugal ya causaron la muerte de 33 personas y fuentes oficiales informaron que al menos son 180.000 las hectáreas de bosque víctimas del fuego.

Ayer continuaban activos en la península ibérica al menos 16 incendios, entre ellos el que desde el domingo pasado se aproximaba a la tercera ciudad portuguesa, Coimbra, en cuyos alrededores hubo que evacuar a decenas de habitantes.

Hidroaviones españoles, franceses, italianos y holandeses cooperaban en la extinción de los fuegos en territorio portugués, donde 600 militares ayudaban en esa tarea y mientras la
Autoridad Nacional para los Incendios Forestales (ANIF) admitió que en 2005 se pueda alcanzar el total de 200.000 hectáreas devastadas por el incendio.

En España, una sequía que hizo bajar el nivel de sus embalses hasta 43% de su capacidad contribuyó a la gran cantidad de incendios que asolaron el país durante el verano boreal, que ya causaron 17 muertes y obligaron a evacuar al menos a 2.786 personas.

• Evaluación

Más allá de los Pirineos, los daños provocados por las graves inundaciones del sur de Alemania ya fueron valoradas por la aseguradora Allianz, que calculó ayer en cifras de «al menos ocho dígitos» las cantidades vinculadas a las reparaciones.

La aseguradora señaló que las actuales son comparables a las de las crecidas de 1999, que sólo a esa compañía le costaron 16 millones de euros -unos 19,5 millones de dólares-.

Pero las inundaciones de este verano de 2005 hasta el momento han causado pérdidas humanas seguras:
al menos 28 personas murieron en Rumania, 28 fallecieron y 6 continuaban desaparecidasen Bulgaria y 8 personas perdieron la vida en Austria y Suiza como consecuencia de la devastación provocada por las aguas.

En Rumania, diez días de intensas precipitaciones golpearon especialmente al distrito transilvano de Harghita, donde ayer murieron diez personas y al menos seis están desaparecidas. En Austria, los equipos de rescate hallaron anoche el cuerpo de un hombre, que podría haber fallecido ya la noche del lunes al martes, tras verse sorprendido por una avalancha de barro y piedras que inundó su vivienda, en la localidad de Reuthe, junto al río Brengezerache.

Se trata de la cuarta víctima mortal provocada en el país por las intensas precipitaciones
, desprendimientos de tierra e inundaciones que causaron ya enormes daños materiales en gran parte del territorio austríaco.

A la vista de la amplitud de las catástrofes, el papa
Benedicto XVI pidió ayer solidaridad con las poblaciones europeas que estos días son afectadas duramente por los incendios o las inundaciones. Al final de la audiencia general que ofreció en el Vaticano, Benedicto XVI aludió esos desastres y lamentó que hayan producido «víctimas y daños ingentes. Muchas familias se quedaron sin casa y centenares de personas deben afrontar trágicos problemas».

Dejá tu comentario