El Poder Judicial español suspendió al juez Baltasar Garzón

Mundo

La asamblea plenaria del Consejo General del Poder Judicial de España suspendió al juez Baltasar Garzón, acusado de prevaricato por la investigación de los crímenes cometidos por la dictadura franquista.

Garzón fue enviado a juicio por la apertura de una causa al respecto.

Luego de dos horas de reunión extraordinaria, los 18 miembros de la asamblea decidieron la suspensión cautelar del magistrado.

Fuentes judiciales dijeron que la decisión es consecuencia de la aplicación del reglamento para el caso, después de que Garzón fue enviado a juicio hace dos días por la apertura de la causa por los crímenes del franquismo.

El magistrado recibió la noticia de la suspensión a las 13.20 locales del viernes, mientras trabajaba en su despacho.

Poco después salió de la Audiencia Nacional, frente a cuyo juzgado de instrucción estuvo 22 años, llorando, y donde unas decenas de manifestantes lo recibieron con vivas y algunos de ellos lo palmearon y abrazaron, antes de que ingresara a su automóvil.

Por la noche el órgano del gobierno de los jueces envió la decisión sobre el pedido de transferencia temporario a la Corte Penal Internacional de La haya presentado por Garzón a comienzos de la semana.

Con la suspensión del juez se cierra un intenso enfrentamiento entre la Corte Suprema y el magistrado de la Audiencia Nacional abierto en mayo de 2009, cuando el tribunal admitió la demanda presentada por el sindicato de extrema derecha Manos Limpias y otras dos formaciones "nostálgicas" -Libertad e Identidad y el partido Falange Española-.

Estas organizaciones lo acusaban de "prevaricato" por haber superado su competencia al iniciar la investigación y pedían de 12 a 20 años de interdicción para ocupar cargos jurídicos.

Garzón tiene en la actualidad abiertos en su contra en la Corte Suprema otros dos procedimientos por un presunto caso de corrupción ligado al Banco Santander y de prevaricato por haber pedido escuchas entre los imputados en un caso de corrupción y sus abogados.

Garzón se declaró competente en 2008 para investigar la desaparición de las víctimas del franquismo durante la Guerra civil española (1936-1939) y la subsiguiente dictadura (1939-1975), e imputó a Francisco Franco y a otros 34 miembrosdel golpe de estado contra la República Española un plan que habría provocado al menos 114 mil "desaparecidos".

Una vez abierta la causa por delitos contra la humanidad, Garzón pidió, en octubre de 2008, información sobre 35 imputados y pidió exhumaciones de fosas comunes, donde se presumía que se encontraban cadáveres de desaparecidos.

Un mes después el juez abandonó la causa reconociendo que Francisco Franco y los otros imputados habían fallecido -por lo cual no había responsabilidad penal imputable- y pasó los casos de desaparición a 62 tribunales locales.

La fiscalía de la Audiencia se había declarado contraria a la iniciación de la investigación y pidió luego la anulación porque los hechos indagados habían caído en prescripciones y estaban cubiertos por la ley de Amnistía de 1977.

Al contrario de lo ocurrido en otros países, como por ejemplo Argentina, en España nunca se derogó la ley que "perdona" los delitos cometidos bajo la dictadura que, en estos casos, pueden tener hasta 40 años de antigüedad y que nunca fueron juzgados.

La parte más conocida de la carrera del famoso juez comenzó en 1990 cuando dirigió en España, con 35 años de edad, la "Operación Necora" contra el narcotráfico en Galicia.

En 1993, el juez pasó a formar parte del gobierno del entonces presidente socialista, Felipe González (1982-1996) en la lucha contra la droga.

Un año más tarde abandonó la carrera política negando que el motivo fuese su frustrada ambición de ser ministro.

Poco después el juez reabrió el caso del terrorismo de estado de Grupos antiterroristas de liberación (GAL), creado por el ministerio de Interior para combatir a la organización independentista vasca ETA.

Garzón se hizo también reconocido por las causas internacionales contra el dictador chileno Augusto Pinochet y contra el marino argentino, Adolfo Scilingo, e incluso por la lucha contra el terrorismo de ETA y de la organización Al Qaeda.

Dejá tu comentario