El Vaticano pidió que los casos de abusos a menores sean denunciados ante la Justicia

Mundo

Los abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes "siempre" deberán ser denunciados a la Justicia, subrayó el Vaticano al publicar en Internet "las líneas directrices" de la Iglesia Católica frente a la pedofilia.

"La diócesis local debe indagar sobre toda denuncia de abuso sexual cometida por un sacerdote contra un menor. Si la denuncia parece confirmada, el caso debe ser transmitido a la Congregación para la Doctrina de la Fe", conocido en el pasado como el Santo Oficio de la Inquisición y cuya sede encuentra en el Vaticano, sostiene el documento, publicado en inglés.

El Vaticano recordó que para los casos más graves de pedofilia, el Papa inmediatamente puede secularizar, es decir despojar de sus hábitos, al sacerdote acusado, sin esperar a que se concluya el proceso canónico.

El documento, que deberá servir de guía para todas las diócesis del mundo, recalca que las denuncias de abusos "a las autoridades competentes deben respetar siempre la ley ordinaria".
El documento se puede consultar en la siguiente página Internet: http://www.vatican.va/resources/resources_guide-CDF-procedures_en.html.

La publicación de las llamadas "líneas directrices" en Internet fue anunciada el viernes por el Vaticano y deberá ayudar a los religiosos y obispos de todos los países afectados a enfrentar las denuncias contra sacerdotes pedófilos.

Una ola de escándalos sobre curas pedófilos ha conmocionado a los católicos de Europa y Estados Unidos y hasta la más alta jerarquía de la Iglesia católica ha sido acusada de haberlos encubierto durante décadas. Por ese motivo, el Vaticano decidió divulgar las medidas adoptadas contra ese fenómeno, que demuestran que no lo tolerará nunca más.

El Papa Benedicto XVI fue acusado por importantes medios de prensa alemanes y estadounidenses de haber cerrado los ojos ante los abusos cometidos por sacerdotes cuando era arzobispo de Munich, en Alemania y durante los 25 años que ejerció como prefecto de la Doctrina de la Fe, antes de ser elegido pontífice en 2005.

El derecho canónico reglamenta las denuncias por abusos sexuales dentro de la Iglesia Católica y el Papa Juan Pablo II promulgó un "motu propio" o decreto en 2001 sobre el asunto tras los escándalos que estallaron en Estados Unidos.

El decreto del fallecido Papa polaco se basaba en un documento preparado por el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el entonces cardenal Joseph Ratzinger y hoy Papa Benedicto XVI.

Según ese decreto, el obispo puede tomar medidas preventivas para proteger a la comunidad religiosa así como a las víctimas.

"En casos muy graves, cuando un tribunal ordinario juzgó culpable de abuso sexual de menor a un sacerdote o cuando las pruebas son irrefutables, la Congregación para la Doctrina de la Fe puede decidir pasar el caso al Pontífice y pedirle un decreto para anular 'de oficio' el estado de sacerdote. No existe apelación para esos decretos papales", precisa el Vaticano.

Se trata de un resumen de las medidas establecidas en un documento interno de 2003 y que no habían sido divulgadas a la prensa, explicó la oficina de prensa de la Santa Sede.

Dejá tu comentario