En estado de emergencia, Francia elige nuevo presidente

Mundo

La carrera por el Elíseo más reñida concluirá este domingo enrarecida por la irrupción del Estado Islámico (EI). El atentado del jueves a la noche, por el que murió un policía y otros dos resultaron heridos, elevó la tensión en un país que se debate entre la continuidad o el populismo, entre mantener sus puertas abiertas o coartar las libertades en pos de la seguridad y el nacionalismo.

De un total de once candidatos, cuatro tienen chances claras para pasar a la segunda vuelta programada para el 7 de mayo. Del último sondeo se desprende que el exministro de Economía Emmanuel Macron (En Marcha!, centro), Marine Le Pen (Frente Nacional, ultraderecha xenófoba), François Fillon (Los Republicanos, conservadores), y Jean-Luc Mélenchon (Francia Insumiza, izquierda radical), cuentan con un respaldo de entre el 24,5 y el 19% de los votos. Habrá que esperar hasta entrada la noche para conocer sus destinos.

Después de una campaña escéptica, cargada de golpes bajos, escándalos de corrupción y sin un tema principal que gire en torno a los principales programas, llegó el atentado en la víspera de los comicios. Según los medios locales, la seguridad nacional volvió a estar en liza, y todos los analistas coinciden que Le Pen y Fillon se beneficiarán en las urnas.

La candidata del FN lo supo de inmediato y buscó capitalizar las últimas horas del viernes antes de la veda para reforzar su discurso. "En los últimos diez años, los gobiernos de izquierdas y de derechas hicieron todo lo posible para que la perdamos. Necesitamos una Presidencia que actué y nos proteja", afirmó. La abanderada de la agrupación nacionalista, insistió en su política antiinmigración y llamó anular la libre circulación de personas dentro de la Unión Europea y a expulsar a todos los extranjeros sospechosos de haberse radicalizado. "Esta guerra contra nosotros es incesante y despiadada", subrayó. Sus dichos fueron censurados por el Gobierno de François Hollande, que la acusaron de "instrumentalizar" el atentado.

Fillon, por su parte, habló de mantener el actual estado de emergencia y reforzar el control de los ingresos al país.

"Es realmente sorpresivo ver un apoyo tan grande a Le Pen y Mélenchon. ¡Los dos partidos extremistas alcanzarán más del 40% de los votos!", reaccionó Marc-Olivier Padis, director ejecutivo del think-tank Terra Nova, basado en París. "Le Pen y Mélenchon afirman ir contra el sistema. Culpan a Europa por cada problema que el país está sufriendo. Se benefician del momento que empezó primero con el 'brexit' en Reino Unido y después con Donald Trump en EEUU", agregó.

Al ya fragmentado mapa electoral se suma un nuevo factor: la reducción del interés por el que tradicionalmente es uno de los eventos populares más esperados. Desde la década del 60 la participación ronda el 80% -con la salvedad de la contienda de 2002, que llegó a un 71,5%- pero las últimas estimaciones vaticinan que apenas un 68% de los franceses emitirá su sufragio, de acuerdo con el instituto de opinión Elabe. Los expertos coinciden que si se confirma este escenario beneficiará a Le Pen, cuyos seguidores son fieles con su voto. Es por eso que las apuestas giran en torno a quién la acompañará en el balotaje.

Dejá tu comentario