España: los socialistas proponen "derechos humanos" a los monos

Mundo

Madrid (EFE) - ¿Merecen los monos «derechos humanos»? Esa pregunta será debatida en el Parlamento español, luego de que ayer fuera presentado un proyecto de ley para adoptar medidas en contra del maltrato, la tortura, la esclavitud, el encierro en jaulas, el comercio y el uso en investigación de los grandes simios.

La iniciativa, apoyada por el gobernante Partido Socialista (PSOE), se basa en las últimas investigaciones científicas que determinaron que los grandes primates tienen cualidades que antes se consideraban exclusivas de los seres humanos, como el establecimiento de relaciones familiares estables y duraderas, la planificación del futuro y el sufrimiento por el dolor o la pérdida de seres queridos.

Los responsables en España del Proyecto Gran Simio presentaron en la Cámara de Diputados los objetivos de este programa internacional y contaron con el respaldo de la ministra de Medioambiente, Cristina Narbona. Pero el tema se convirtió en un nuevo frente de tormenta entre el gobierno y los sectores católicos y de centroderecha.

El Proyecto Gran Simio parte del principio de la similitud genética de los grandes primates ( chimpancés, orangutanes y gorilas) con los seres humanos, y persigue los objetivos de una declaración de la ONU en favor de garantizar su derecho a la vida, de proteger su libertad individual y de considerar su tortura un delito.

«Le duela a quien le duela, los seres humanos somos grandes simios», dijo el presidente del Proyecto Gran Simio en España, el biólogo Joaquín Araújo, quien consideró que, por su parentesco genético con los seres humanos, la protección de los derechos elementales de estos primates es «una responsabilidad ética».

Araújo lamentó que algunas personas y sectores hayan buscado comparaciones «disparatadas» o «ridículas» en el Proyecto Gran Simio y en la iniciativa presentada por Francisco Garrido, diputado de Los Verdes que forma parte del mayoritario grupo parlamentario socialista. El dirigente del opositor Partido Popular (PP) Arturo Esteban calificó de «acto de indigencia moral» que los socialistas quieran incluir a los simios casi en la categoría de personas, otorgándoles la «protección moral y legal» de la que sólo gozan los humanos.

El político opositor consideró la iniciativa como «un acto de frivolidad» y preguntó: ¿por qué no legalizar las relaciones entre hombres y animales, qué más da?».

Esteban precisó que su partido está contra el maltrato de los animales,pero deploró la propuesta relativa a los simioscuando «los menores siguen siendo monedade cambio y aún existen sistemas de esclavitud sexual de la mujer».

  • Ridículo

    Desde la Iglesia Católica, el arzobispo de Pamplona, Fernando Sebastián, dijo que «no se puede hacer el ridículo para hacerse el 'progre'» y que sólo en una sociedad «ridícula o dislocada» se piden estos derechos para los simios mientras se los niegan a los embriones. Aludió así al respaldo del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a las investigaciones con células madre embrionarias.

    En la presentación en la Cámara baja, el secretario general del Proyecto Gran Simio en España, Pedro Pozas, proyectó fotografías de grandes simios sometidos a condiciones de vida precarias en jaulas o zoológicos, y videos que evidencian que estos animales son capaces de comunicarse, de sufrir, de alegrarse, de planificar, de sufrir un duelo o de compartir juegos.

    Pozas informó que las principales amenazas para los grandes simios son la destrucción de sus hábitats, la caza, el tráfico de especies y la deforestación, y recordó que la ONU ha alertado de que en la situación actual podrían extinguirse totalmente en 2032.
  • Dejá tu comentario