Exitoso Lula a reelección en 2006

Mundo

Brasilia (ANSA, ASN) - Muchas veces sugerida y relativizada, incluso por el propio Luiz Inácio Lula da Silva, la campaña para la reelección del presidente brasileño fue formalmente anunciada ayer por el ministro más influyente del gabinete, el jefe de la Casa Civil, José Dirceu.

La declaración se produjo a un año y siete meses de los comicios de 2006 y en medio de una declaración de guerra contra la política económica del gobierno lanzada por el ala de izquierda del Partido de los Trabajadores (PT).

«Nuestro desafío no es sólo concluir este año y avanzar en 2006. Es reelegir al presidente Lula da Silva», dijo Dirceu, en uno de los festejos del fin de semana por los 25 años del PT, en Recife, nordeste del país.

Dirceu, principal articulador político del gobierno, defendió la necesidad de un nuevo gobierno del de Lula para que éste pueda cumplir con la «revolución social» que prometió. «Moisés necesitó 40 años para llevar al pueblo a la liberación. El presidente Lula está gobernando hace 26 meses, pero nosotros no vamos a esperar 40 años para hacer las reformas», dijo, con una curiosa metáfora bíblica.

El ministro, que según todas las especulaciones saldrá reforzado tras la reforma de gabinete que Lula anunciaría esta misma semana, subrayó la importancia de que el PT refuerce sus alianzas con partidos de « centroderecha», sin perder su identidad.

• Desarrollo

Según Dirceu, el deber del PT es «no sólo hacer una revolución social, sino sustentar un proyecto de desarrollo nacional», porque crecimiento con el pueblo en la miseria no significa proyecto de desarrollo nacional, porque no tiene futuro», advirtió.

En el pasado, Lula había dicho que tras su mandato volvería a su antigua casa del interior de San Pablo, lo que hizo decir a algunos analistas locales que la búsqueda de una reelección no era segura.


Según Dirceu, la campaña para 2006 ya ha sido lanzada de hecho por la oposición. De hecho, el Partido del Frente Liberal (PFL) ya anunció la candidatura presidencial del alcalde de Rio de Janeiro, César Maia, mientras el gobernador de San Pablo, Geraldo Alckim, es ya uno de los precandidatos del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

La reforma ministerial que Lula se apresta a anunciar busca precisamente dar más espacio en el gobierno al centrista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del ex presidente
José Sarney, y al derechista Partido Progresista (PP).

Paralelamente al lanzamientode Lula como candidato para 2006, el ala izquierda del PT creó el Bloque de Izquierda Parlamentaria, un espacio crítico sobre la gestión del gobierno, que promete dar batalla sobre todo contra la política económica.

Los miembros del nuevo bloque de la izquierda del PT firmaron un documento que indica que la política económica tiene incluso «una mayor ortodoxia que la del gobierno de Fernando Henrique Cardoso» y cuestiona las alianzas «con partidos de derecha, ya que se torna aún más rehén de la política conservadora al distribuir más cargos y ministerios para esos sectores».

Dejá tu comentario