Grupo turco de extrema izquierda reivindicó atentado en embajada de EEUU

Mundo

Un grupo turco de izquierda se atribuyó la responsabilidad el sábado por un ataque bomba suicida en la embajada de Estados Unidos en Ankara y acusó a Washington de usar a Turquía como su "esclavo", según un comunicado publicado en internet.

El Partido Revolucionario de Liberación del Pueblo (DHKP-C, por su sigla en turco) dijo que realizó el ataque del viernes, en que un atacante suicida detonó explosivos amarrados a su cuerpo en la embajada en Ankara, acabando con su vida y con la de un guardia de seguridad turco.

En un comunicado publicado en el sitio web "Grito del Pueblo", el DHKP-C, que es considerado una organización terrorista por Estados Unidos y Turquía, advirtió al primer ministro turco, Tayyip Erdogan, que él también es un blanco.

"¡Estados Unidos asesino! No escaparás de la ira del pueblo", decía el comunicado, que figuraba junto a la foto del suicida, Alisan Sanli, que vestía una boina negra y ropas de estilo militar y llevaba lo que parecía ser un cinturón de explosivos amarrado alrededor de su cintura.

Erdogan, quien dijo horas después del ataque que DHKP-C era responsable, se reunió el sábado con su ministro del Interior y de Relaciones Exteriores, así como también con el jefe del Ejército y del servicio de seguridad estatal en Estambul para discutir sobre el incidente.

El ministro del Interior, Muammer Guler, dijo que el atacante suicida había estado en prisión por cargos de terrorismo doméstico en Turquía, que volvió a entrar al país usando documentos falsos y que era buscado por las autoridades.

"(El atacante) estaba exigiendo pasar a través de la puerta de invitados y del personal de la embajada de Estados Unidos usando una identificación falsa cuando detonó los explosivos", dijo en un comunicado la oficina del gobernador provincial de Ankara.

El documento agregaba que el suicida también detonó una granada de mano. La Casa Blanca condenó el ataque bomba como un "acto de terror", mientras que el Consejo de Seguridad de la ONU lo describió como un acto atroz.

Funcionarios estadounidenses dijeron que el grupo DHKP-C era el principal sospechoso, pero que no excluía otras posibilidades.

Radicales islamistas, grupos de extrema izquierda, ultranacionalistas y militantes kurdos han perpetrado ataques en Turquía en el pasado.

El DHKP-C, formado en 1978, es virulentamente antiestadounidense.

El grupo llamó a Washington a retirar del territorio turco sus misiles Patriot, que estarán operacionales a partir del lunes como parte de un sistema de defensa de la OTAN.

Los misiles están siendo desplegados junto a sistemas de Alemania y Holanda para proteger a Turquía, un miembro de la OTAN, contra una posible propagación de la guerra en la vecina Siria.

"Nuestra acción es por la independencia de nuestro país, que se ha convertido en un nuevo esclavo de Estados Unidos", afirmó la agrupación en el comunicado.

Turquía es un aliado clave de Estados Unidos en Oriente Medio, con intereses comunes, desde seguridad energética hasta el contraterrorismo, y ha sido uno de los principales defensores de una intervención extranjera para poner fin a la guerra civil en Siria.

El del viernes fue el segundo ataque contra una misión diplomática estadounidense en cuatro meses. El 11 de septiembre del 2012, el embajador estadounidense Christopher Stevens y tres miembros del personal de ese país murieron durante un ataque de militantes islamistas contra el consulado de Estados Unidos en Bengasi, Libia.

El DHKP-C fue responsable por la muerte de dos contratistas militares estadounidenses a comienzos de la década de 1990 en protesta por la primera guerra del Golfo Pérsico y lanzó cohetes contra el consulado de Estados Unidos en Estambul en 1992, según el Departamento de Estado.

Además, el grupo ha sido responsabilizado de ataques suicida previos, incluyendo uno en el 2001 que acabó con la vida de dos policías y un turista en la Plaza Taksim en el centro de Estambul, y ha perpetrado una serie de mortales ataques contra estaciones de policía en los últimos seis meses.

El ataque del viernes podría haber sido en represalia por una operación contra el DHKP-C el mes pasado, en que la policía turca arrestó a 85 personas. Posteriormente, la corte mantuvo a 38 de ellos en custodia por sus vínculos al grupo.

Dejá tu comentario