Irak: cuarenta muertos hoy en nuevos ataques

Mundo

Al menos 40 personas murieron hoy en Irak, entre ellos 25 reclutas militares iraquíes en cerca de la norteña Mosul, y dos marines norteamericanos y nueve rebeldes en un combate al oeste de Bagdad, informaron hoy fuentes policiales y militares.

Un atacante suicida hizo estallar un cinturón lleno de explosivos entre una multitud de reclutas del ejército iraquí, en la localidad de Rabia, 80 kilómetros al noreste de Mosul y a 10 de la frontera con Siria, provocando la muerte de 25 personas e hiriendo a otras 35, indicaron fuentes policiales iraquíes.

En tanto, al menos otras 15 personas, entre ellas cinco rebeldes y dos marines estadounidenses, fueron abatidas en distintos hechos, informaron fuentes militares.

El ejército norteamericano dijo hoy en un comunicado que dos marines murieron anoche en un ataque insurgente con armas ligeras y cohetes en el poblado de Haditha, unos 260 kilómetros al oeste de la capital iraquí.

Aviones estadounidenses respondieron a la agresión y dejaron caer tres bombas guiadas por láser y otra bomba de alta precisión sobre tres instalaciones usadas por los insurgentes como puesto de tiro, prosiguió el comunicado.

Más tarde, un grupo de marines desplegado en el área de los bombardeos mató a nueve rebeldes, cinco de ellos de nacionalidad siria, agregó el parte castrense.

Los dos marines abatidos elevaron a diez el número de militares estadounidenses muertos en esta semana.

Además, cuatro iraquíes murieron en episodios de violencia, dos de ellos en atentados suicidas en el norte de Bagdad contra reclutas del ejército iraquí, dijo la policía.

En el ataque más audaz, un kamikaze que viajaba en una moto se inmoló cerca de un colectivo que transportaba reclutas iraquíes a la salida de una base militar norteamericana al este de Balad, 70 kilómetros al norte de la capital, según las fuentes.

Dos reclutas murieron y otros dos fueron heridos en la acción.

Un soldado y un chofer iraquíes murieron en ataques separados en Samarra, 120 kilómetros al norte de Bagdad, y Tarmiya, 30 kilómetros al norte de la capital, dijeron las fuentes.

Por otro lado, tras una ola de ataques, secuestros y asesinatos contra diplomáticos enviados a Irak, la embajada filipina en Bagdad trasladó su personal a Ammán, en Jordania, anunció hoy el vice secretario de Relaciones Exteriores filipino, José Brillantes.

"Continuamos manteniendo nuestros lazos diplomáticos con Irak. La embajada en Bagdad permanece abierta y los diplomáticos de Bagdad están en Ammán por razones de seguridad ocasionadas por los recientes secuestros de funcionarios", dijo Brillantes.


Dejá tu comentario