Le llegó a Chávez, que ajusta

Mundo

Un barril de petróleo por debajo de los 94 dólares, tal el cierre de ayer, no sólo pone en peligro las descontroladas finanzas de Venezuela, sino también las bases del proyecto político de Hugo Chávez. En un hecho inédito, la nueva situación llevó al bolivariano a hablar de austeridad y hasta de ajuste. Su giro, impuesto por la realidad, puede resultar letal para quien hizo del gasto desmesurado el centro de su construcción política clientelar, y de las ayudas a países de la región, un modo de comprar influencia.

Caracas - Tras la fuerte expansión del gasto públicoen Venezuela, impulsadapor el boom petrolero, el gobierno del presidente Hugo Chávez habla de austeridad por primera vez en casi diez años, temiendo que la actual crisis financiera reduzca los precios del crudo, según analistas.

Aunque Chávez insiste en que Venezuela está preparada para resistir «el terremoto» financiero global, su vicepresidente, Ramón Carrizález, sorprendió al anunciar que la «austeridad» será el criterio fundamental para la elaboración del presupuesto de 2009.

«El gobierno sabe que el año entrante será complicado, con un mundo que podría entrar en recesión vista la difícil situación de Estados Unidos, lo cual podría afectar los precios del petróleo», dijo Asdrúbal Oliveros, director de la firma Ecoanalítica.

Crítico acérrimo de las « recetas neoliberales» que aconsejan vigilar el gasto público, Chávez ha aprovechado la bonanza petrolera para promoverun programa económico de corte socialista que estimula el crecimiento a través de la expansión presupuestaria y la intervención directa del Estado en la economía. Pero ahora, en un giro inesperado, el mandatario fustiga el derroche, habla de ahorro y pide reducir el tamaño del plantel de trabajadores del Estado que casi se ha duplicado desde que asumió el poder en 1999 hasta alcanzar dos millones de personas en junio, según cifras oficiales.

El economista y ex director del Banco Central venezolano (BCV) Domingo Maza Zavala saluda positivamente la intención de austeridad del gobierno, porque «Venezuela está en la ruta del huracán financiero y económico actual, dada la dependencia casi absoluta que tiene del petróleo».

Las ventas de hidrocarburos venezolanos, cuyo principal destino es Estados Unidos con una media 1,2 millón de barriles diarios, representan casi 50% de los ingresos y más de 90% de las divisas que recibe el país latinoamericano.

Maza Zavala explicó que con cotizaciones del crudo venezolano por debajo de los 90 dólares «la economía no podría sostenerse».

«A 90 dólares, con el volumen de exportaciones actuales de unos 700 millones de barriles al año, serían 63.000 millones de dólares, que no es suficiente para completar los pagos anuales al exterior», explicó, recordando que las importaciones representan 50.000 millones de dólares y el pago de deuda otros 10.000 millones. Ante este panorama, el ministro de Planificación, Haiman El Troudi, ha anunciado revisiones en el plantel de trabajadores, los contratos de servicios, la compra de bienes y el consumo de energía por parte del Estado.

En sus últimas alocuciones, Chávez criticó el «cobro excesivo de horas extras de los empleados públicos o el derroche de electricidad». Además, pidió reducir los gastos «superfluos en publicidad y celebraciones oficiales» e instó a racionalizar el consumo de nafta, que gracias al subsidio gubernamental se vende a un irrisorio precio de 0,046 de dólar el litro.

Pero Maza Zavala consideraque no será sencillo recortar el gasto público sin mermar el crecimiento económico o aumentar la conflictividad social.

«No es fácil despedir a más de un millón de personas de la noche a la mañana», ni reajustar los pagos al exterior, « porque dependemos vitalmente de las importaciones de alimentos, medicamentos, bienes de producción y tecnologías», apuntó el ex director del BCV.

  • Reto

    «Más que decir que el gasto ahora va a ser menor, el gobierno debería tener como reto fundamental mejorar la eficiencia», reflexionó Oliveros.

    Maza Zavala estimó concretamente que es imperativo reajustar en el corto plazo «las importaciones a 40.000 millones de dólares, eliminar las donaciones a países hermanos, compras de armas y los proyectos extravagantes».

    Desde 2005, Venezuela ha destinado 4.400 millones de dólares para adquirir armas en Rusia. Además, según cifras de la organización local Centro de Investigaciones Económicas (CIECA), desde 2004 el gobierno ha gastado unos 33.000 millones de dólares en proyectos y donaciones a Cuba, Bolivia, Nicaragua, Haití, Honduras y República Dominicana a través de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).
  • Dejá tu comentario