Obama aseguró que los vínculos con Israel son "inquebrantables"

Mundo

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se mostró en la Casa Blanca cálido con el primer ministro de Israel, Benyamin Netanyahu, a quien felicitó por los "progresos reales" en la Franja de Gaza, pero también le recordó que la paz con los palestinos pasa por dos estados que vivan uno junto al otro y en seguridad.

En Washington había expectativas por ver cómo recibiría Obama a Netanyahu, en particular tras la oleada de indignación internacional por el ataque de un comando israelí contra una flotilla humanitaria en camino a Gaza el 31 de mayo, que terminó con la muerte de nueve activistas.

Obama se mostró muy amable con Netanyahu durante la breve conferencia de prensa que ambos concedieron en el Salón Oval, pero mencionó las condiciones que, a su juicio, se necesitan en Medio Oriente para avanzar hacia la paz.

"Creo que existe un camino para asegurar que el pueblo de Gaza sea capaz de prosperar económicamente, mientras Israel está en condiciones de mantener sus legítimas necesidades de seguridad al no permitir que misiles y armas lleguen a Hamas", el partido islámico que gobierna en Gaza, dijo Obama.

Según el presidente norteamericano, Netanyahu "quiere la paz y está dispuesto a tomar riesgos" para conseguirla.

El primer ministro le dijo durante la reunión -contó Obama- que "está listo para involucrarse en negociaciones serias con los palestinos".

El objetivo de los coloquios es ver en la región "dos estados que viven el uno junto al otro, en paz y seguridad", reiteró Obama.

Netanyahu le respondió que los israelíes "están preparados para hacer mucho" en favor de esas negociaciones de paz, "pero quieren estar seguros de que lo que obtendremos será una paz segura", precisó.

"No queremos que se repitan situaciones donde nosotros evacuamos territorios y estos son tomados por testaferros de Irán y son utilizados como lugar de lanzamiento de ataques terroristas o con cohetes", dijo Netanyahu.

El primer ministro afirmó que "es el momento para empezar conversaciones directas" con la Autoridad Nacional Palestina, que gobierna en Cisjordania.

La cuestión del ataque a la flotilla humanitaria no surgió durante la rueda de prensa, aunque Obama celebró que el gobierno israelí haya decidido aliviar el embargo que pesa sobre la Franja.

El alivio, "se está moviendo más rápido y de manera más efectiva de lo que mucha gente creía", dijo.

Y si bien volvió a reclamar el relanzamiento de negociaciones que lleven finalmente a la creación de un estado palestino, Obama buscó reafirmar la profundidad de las relaciones de Estados Unidos con Israel.

Se trata de un lazo "inquebrantable", dijo Obama, entre dos países que comparten "una amistad extraordinaria".

Durante la reunión, relató Obama, también se habló del programa nuclear de Irán.

Estados Unidos y las potencias occidentales acusan al gobierno de Teherán de desarrollar armas nucleares, pero las autoridades iraníes aseguran que su programa atómico tiene exclusivos fines civiles.

"Tenemos intenciones de seguir presionando a Irán para que cumpla con sus obligaciones internacionales y cese su comportamiento provocador", afirmó el presidente.

Netanyahu, por su lado, dijo que la eventualidad de que Irán adquiera armas nucleares "es la amenaza más grande" en estos momentos en la región.

Dejá tu comentario