La pandemia, campo de pruebas para un futuro de conflictos

Mundo

Washington - Las enfermedades, la brecha entre ricos y pobres, el cambio climático y los conflictos entre países representarán mayores desafíos en las próximas décadas y la pandemia de covid-19 ya agrava algunos de esos problemas, dijo ayer un reporte de inteligencia de Estados Unidos.

La rivalidad entre China y una coalición de países occidentales liderados por Estados Unidos posiblemente se intensificará, alimentada por cambios en el poderío militar, demografía, tecnología y el “endurecimiento de divisiones sobre modelos de gobierno”, dijo el reporte Global Trends 2040, producido por el Consejo Nacional de Inteligencia (NIC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Las potencias regionales y los actores no estatales pueden ejercer una mayor influencia, con el resultado probable de “un entorno geopolítico más volátil y propenso a conflictos” y una cooperación internacional debilitada, afirma.

El informe de los principales analistas de inteligencia de Estados Unidos, que se elabora cada cuatro años, evaluó las tendencias políticas, económicas, sociales y de otro tipo que probablemente darán forma al entorno de seguridad nacional en los próximos 20 años.

“Nuestra intención es ayudar a las autoridades y los ciudadanos a prepararse para una variedad de futuros posibles”, escribieron los autores, quienes señalaron que no hacen predicciones específicas e incluyen aportes de diversos grupos, desde estudiantes estadounidenses hasta activistas africanos de la sociedad civil.

Es probable que desafíos como el cambio climático, las enfermedades, las crisis financieras y la disrupción tecnológica “se manifiesten con mayor frecuencia e intensidad en casi todas las regiones y países”, produciendo “tensiones generalizadas en los estados y sociedades, así como trastornos que podrían ser catastróficos”, dice el informe.

Agrega que la pandemia de coronavirus, que ha matado hasta ahora a más de 3 millones de personas, marcó la mayor “alteración global” desde la Segunda Guerra Mundial, con consecuencias que probablemente durarán años.

El covid-19, dijo, expuso y a veces amplió las disparidades en la atención médica, aumentó las deudas nacionales, fortaleció el nacionalismo y la polarización política, profundizó la desigualdad, alimentó la desconfianza en el gobierno y destacó las fallas de la cooperación internacional.

En el proceso, está desacelerando y posiblemente revirtiendo el progreso en la lucha contra la pobreza, las enfermedades y la desigualdad de género.

El informe prevé que muchos de los problemas causados por la pandemia crecerán para 2040.

“Hay un cierto conjunto de tendencias que hemos identificado que parecen acelerarse o hacerse más poderosas debido a la pandemia”, dijo un funcionario del NIC, quien habló bajo condición de anonimato.

El informe planteó cinco escenarios de cómo sería el mundo en 2040. En los más optimistas, un “renacimiento de las democracias”, estiman que los gobiernos democráticos serían “más capaces de fomentar la investigación científica y la innovación tecnológica, catalizando un auge económico”, permitiéndoles hacer frente a las tensiones internas y rivales internacionales.

El escenario más pesimista, de “tragedia y movilización”, plantea cómo el covid-19 y el calentamiento global podrían devastar el suministro mundial de alimentos, que podrían llegar a provocar, por ejemplo, disturbios en Filadelfia en los que mueran “miles de personas” debido a rumores en redes sociales sobre la escasez de pan.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario