Revocó Bin Laden oferta de tregua y amenazó a Occidente

Mundo

El Cairo (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El líder de la red terrorista Al-Qaeda, Osama bin Laden, afirmó que el rechazo de Occidente al gobierno palestino de Hamas es una prueba de la «guerra de los cruzados y los sionistas» contra el islam, de la que puso como ejemplo «lo que pasa en Irak, Pakistán, Chechenia y Sudán».

En una grabación de audio difundida ayer por la cadena qatarí de televisión por satélite Al-Jazeera -auténtica, según EE.UU.-, Bin Laden se refirió a su anterior llamamiento a una «tregua» con Occidente a cambio de la retirada de los soldados occidentales de los países islámicos en los que se encuentran desplegados en diversas misiones. De hecho, en la cinta evoca esa oferta.

A juicio del terrorista más buscado del mundo, la negativa occidental a sus condiciones significa que «insisten en seguir adelante con la campaña de los cruzados contra nuestra nación; la ocupación de nuestras tierras, apoderarse de nuestras riquezas y convertirnos en esclavos».

También consideró que los pueblos occidentales « comparten con sus respectivos gobiernos la responsabilidad de la guerra contra el islam, pues esa guerra continúa y esos pueblos renuevan su apoyo a sus gobernantes y sus señores». «Ellos (los pueblos occidentales) envían a sus hijos a los ejércitos para que nos combatan y dan su apoyo moral y financiero (a sus gobiernos), mientras que se prende fuego a nuestros países; nuestras casas son bombardeadas y nuestros pueblos son asesinados», añadió, en lo que podría intuirse como un intento de justificación de los ataques terroristas contra objetivos civiles en Occidente.   

  • «Larga guerra»

    Asimismo, Bin Laden pidió a los mujahidines (combatientes islámicos) que se preparen para una «larga guerra» en la región sudanesa de Darfur. «Pido a los mujahidines y sus partidarios de Sudán y sus alrededores que preparentodo lo necesario para emprender una guerra prolongada contra los ladrones cruzados del oeste de Sudán», dijo. Según las autoridades sudanesas, este llamamiento hará recrudecer la lucha en esa empobrecida región.

    Asimismo, el terrorista saudita acusó a Estados Unidos de « aprovecharse de las diferencias entre las tribus» (en Darfur) para intentar azuzar el conflicto civil en la región con el objetivo final de «robar el petróleo sudanés». Además, criticó con dureza los acuerdos de paz firmados entre el gobierno de Jartum y los rebeldes del sur de Sudán porque tienen por objetivo, según él, la secesión de la parte meridional de ese país.

    Ese es el motivo, según Bin Laden, por el que se creó un»Ejército del Sur (de Sudán), respaldado moral y económicamente por EE.UU. a través de sus herramientas internacionales como la ONU».

    «Que sepan (el presidente sudanés, Omar Hassan) Al-Bachir y (el presidente de EE.UU., George) Bush que este acuerdo (en el sur de Sudán) no tiene más valor que el de la tinta con que fue escrito, por lo que no nos interesa lo más mínimo», añadió Bin Laden.

    El terrorista mostró su opinión contraria a la ONU como medio de resolución de los problemas internacionales, ya que el derecho de veto está restringido a «cinco países no musulmanes», en alusión a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la organización: EE.UU., Rusia, Francia, Reino Unido y China.

    «El veto está consagrado en la defensa del dogma totalitario e injusto que considera la guerra santa y la defensa de la patria como terrorismo», aseguró Bin Laden en curiosa lógica.

    El líder de Al-Qaeda se refirió también a la crisis desencadenada por la publicación de las viñetas de Mahoma y pidió que los responsables de su publicación sean muertos.

    «Asesínenlos. Estar bajo tierra es mejor que sobre la tierra entre infieles que están despreciando nuestra religión», dijo Bin Laden en una referencia a la ejecución de acciones violentas, o de «martirio», de acuerdo con la visión extremista de la terminología yihadista empleada por el líder de Al-Qaeda.

    También calificó a los religiosos musulmanes que se expresaron a favor de un diálogo con Occidente tras la crisis de las viñetas, y los calificó de « derrotistas que se han ido a verles (a los occidentales) como negociadores en lugar de ir como combatientes».
  • Dejá tu comentario