Vázquez ya puso en marcha su prometido plan de ayuda social

Mundo

Montevideo (enviado especial) - Ratificando su promesa de dar una impronta fuertemente social a su gobierno, el nuevo presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, puso ayer en marcha el Plan de Atención Nacional de Emergencia Social (PANES), con el que busca contener la aguda crisis social que enfrenta el país, que pasó de tener 17% de la población en la pobreza en 2001 a 31% en la actualidad.

El programa, una de las cartas que blandió el Frente Amplio durante la campaña electoral, apunta a contener a los 200.000 uruguayos indigentes, para lo cual el flamante gobierno destinará un presupuesto de 100 millones de dólares en los próximos dos años.

El PANES es la primera medida de gobierno de Vázquez, que quedará en la órbita del recientemente creado Ministerio de Desarrollo Social, que el líder frenteamplista puso en manos de la comunista Marina Arismendi, quien ayer presentó el programa.

El proyecto tiene como finalidad garantizar alimentación, vivienda, salud y educación a los uruguayos más afectados por la crisis económica que sacudió al país desde 2001, como efecto de la debacle argentina. El objetivo, según se indicó, es «garantizar los derechos básicos de la población y frenar el crecimiento de la indigencia», señaló Arismendi.

La funcionaria agregó que el foco del programa estará puesto en niños, adolescentes, y mujeres. A cambio de trabajos comunitarios, compromisos de que sus hijos estudien y reciban atención sanitaria, las familias pobres e indigentes recibirán una ayuda económica todavía no definida, y alimentos.

«No habrá asistencialismo» y el PANES, que regirá hasta 2007, será «una construcción colectiva», prometió la ministra.

«¿De dónde va a salir el dinero? No es mi asunto. Lo mío es ejecutar el PANES. Pregúntenle al ministro de Economía (el moderado Danilo Astori), él dice que el dinero está, así que ése será su problema», remarcó.

Arismendi remarcó que, como dijo el nuevo mandatario, «el plan de emergencia no se negocia».

«Los mayores damnificados por esta situación son los niños, los adolescentes y los jóvenes. El nuevo gobierno hará todo dentro de la ley, pero justamente la ley, la Constitución, dice que todos los uruguayos tienen igual derecho a la vida, al trabajo, a la educación, a una vejez digna, y esto no se está cumpliendo», dijo en su presentación.

Dejá tu comentario