Pese a fondos de Nación, sigue incertidumbre sobre sueldos de abril en las provincias

Nacional

La marcha de la coparticipación y de las recaudaciones locales en la segunda quincena será clave, pero ya un creciente número de distritos ensaya un plan B para salarios por la brutal caída de ingresos.

El auxilio financiero por $ 120 mil millones lanzado por la Casa Rosada no alcanza para blindar a los gobernadores frente a la brutal caída de recursos por la cuarentena obligatoria. De hecho, desde distintas provincias advierten que el pago de sueldos de abril sigue sumido en la “incertidumbre” y no descartan una generalización desde mayo de calendarios escalonados, con el foco puesto en el cumplimiento en tiempo y forma de los salarios más bajos.

Un sondeo desplegado este miércoles por Ambito sobre distintos despachos provinciales arrojó señales de preocupación extrema, en la antesala de la nueva cumbre este jueves de Alberto Fernández con los mandatarios.

En general hubo coincidencia -aunque con alguna queja puntual- en destacar la voluntad de asistencia desplegada por la administración de Fernández. Pero remarcaron que “es insuficiente” para garantizar con certeza los cronogramas salariales.

Será clave entonces el comportamiento de la coparticipación y de las recaudaciones locales en lo que resta de abril. Pero la primera quincena no arroja señales positivas: según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), entre el 1 y el 12 la recaudación nacional cayó 28,3% en términos reales, mientras que la recaudación provincial lo hizo en un 58,6% real.

Los sueldos de abril que se abonan en mayo son una incertidumbre total”, dispararon sin medias tintas desde el entorno de un mandatario ante este diario.

Agobiados por el derrumbe de los ingresos por la parálisis de la actividad económica y los fuertes gastos para enfrentar la pandemia, en esa provincia ya admiten que “hay que garantizar el pago salarial a los de menores ingresos” y “los demás a esperar”.

Parece que los recursos no alcanzan para asegurar el pago de los salarios de abril en las provincias, pero es prematuro confirmarlo”, plantearon con alguna dosis de cautela desde otro de los distritos. mientras siguen con ansiedad la alicaída marcha de la coparticipación y de la recaudación local. Pero también se inclinan a priori por el escenario más negativo como el más probable. Y ensayan que el camino a seguir es “una mayor asistencia de fondos del Gobierno nacional” o -con crudeza- “no pagar todo”, en referencia a los salarios de abril. “Ya varias provincias vienen aplicando un diferimiento en los pagos salariales con corrimiento de fechas, pero ahora se haría más profunda y generalizada”, advirtieron.

En las provincias consultadas siguen pensando que la opción de las cuasimonedas no está por ahora a la cabeza de las variantes en análisis. Se trata de un mecanismo vetado por la Ley de Responsabilidad Fiscal, por lo que transitar ese camino derivaría en un freno de tipo punitivo a la asistencia de recursos nacionales -por fuera de la coparticipación- que empeoraría la encrucijada.

Días atrás la Casa Rosada oficializó una asistencia a las provincias de $ 120 mil millones. De ese monto, $ 60 mil millones son Aportes del Tesoro Nacional (ATN) -los primeros 20 mil millones ya fueron girados-, mientras que el resto será otorgado -a pedido- a través del Fondo Fiduciario de Desarrollo Provincial, bajo el formato de créditos blandos con condiciones preferenciales. Pero, más allá de resaltar la asistencia nacional, este segundo formato del auxilio genera cierta incomodidad -por lo bajo- en algunos despachos locales. “Es bajo la figura de préstamos y se había anunciado al 25% anual, pero se terminó implementando con cláusula CER, de modo que tiene un costo anual no menor al 40%”. advirtieron en cercanías de un mandatario.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario