La crisis del coronavirus golpea a la legendaria Rolls-Royce y despedirá a 9.000 empleados

Negocios

"Debemos adaptarnos al nuevo nivel de la demanda de los clientes", explicó la compañía, conocida en todo el mundo por sus lujosos autos y como un importante fabricante de motores de avión.

La legendaria compañía británica Rolls-Royce, conocida en todo el mundo por sus lujosos autos pero también como un importante fabricante de motores de avión, anunció que suprimirá al menos 9.000 empleos debido a la parálisis del tráfico aéreo provocada por la pandemia del coronavirus Covid-19.

"Estamos proponiendo una reorganización importante para adaptarnos al nuevo nivel de la demanda de los clientes", dijo el director ejecutivo Warren East en un comunicado.

"Como resultado, esperamos la pérdida de al menos 9.000 empleos de nuestra fuerza laboral global de 52.000" trabajadores, agregó.

Los empleos que serán suprimidos, que representan un 17% de la plantilla, y tendrán un impacto en las actividades de aviación civil y el sector administrativo, pero no en la división de defensa, se indicó.

Está "cada vez más claro que el mercado de la aeronáutica comercial tardará años en recuperar el nivel de hace algunos meses", añadió el comunicado.

"Nuestros clientes de la aviación y la aeronáutica deben adaptarse y nosotros también", afirma Warren East, el director general, citado en el comunicado.

"Los gobiernos hacen lo que pueden para apoyar a las empresas a corto plazo", pero "no pueden reemplazar de forma duradera la demanda de los clientes que no existe", agregó.

El sector aéreo es uno de los más afectados por la pandemia, que ha provocado cierres de fronteras y severas medidas de confinamiento.

En el Reino Unido, British Airways, Virgin Atlantic y Ryanair entre otras compañías, anunciaron en las últimas semanas la supresión de miles de empleos.

El ministro británico de transportes, Grant Shapps, indicó que 43.500 trabajadores estaban en desempleo temporal en el sector de la aviación debido a la covid-19 a los que se suman 2.600 en los aeropuertos.

En 2018, Rolls-Royce ya había suprimido 4.600 puestos de trabajo, principalmente en el sector administrativo. En 2019, la firma consiguió reducir su pérdida neta gracias a mejores resultados comerciales, a pesar de los problemas del motor Trent 1000, que hunde sus cuentas desde hace años.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario