Del laboratorio a tu casa: así funciona una planta de logística de última generación

Negocios

Es una verdadera extensión de una planta productiva farmacéutica. Con una inversión cercana a los u$s5 millones, se inauguró en Benavidez en 2018.

“Logística es tecnología”, explican los directivos de Andreani. La visita a la planta CyPE (Canales y Productos Especiales) que la compañía posee en Benavidez deja en claro que el futuro del sector estará en la innovación constante. Con una inversión cercana a los u$s5 millones, se inauguró en mayo de 2018, tiene 25.000 m2 dedicados al negocio farmacéutico y 5.000 m2 enfocados en lo que se conoce como “productos especiales”, aquellos medicamentos de alta complejidad para tratamientos oncológicos o enfermedades raras.

Este tipo de productos surge como resultado de la evolución de la industria farmacéutica a escala mundial, que viró del modelo tradicional de negocios con grandes volúmenes de medicamentos de bajo costo destinados a grandes poblaciones, hacia el desarrollo de medicamentos de innovación orientados a necesidades particulares. Medicina personalizada, para patologías muy específicas y que va del laboratorio a las manos del paciente. Elaboraciones de alta complejidad cuyas características son el bajo volumen, el alto valor unitario y el canal de distribución física especializado, que comenzó a demandar procesos basados en los más altos estándares de calidad, seguridad y servicio.

logistica4.jpg

La CyPE funciona como una planta de operaciones logísticas de última generación y a la vez como una verdadera extensión de una planta productiva farmacéutica. Los grandes laboratorios poseen allí una especia de “embajada”, como grafica Lucas Capuano, Director Comercial del segmento Salud de Andreani. De hecho, sus sistemas de facturación y control de stock funcionan en sintonía y de modo automático.

La planta tiene capacidad para almacenar 3.700 pallets e incorpora un férreo criterio de segregación total de áreas en la operación (área sucia y área limpia), ropa y calzado especiales según el tipo de zona, cuenta con vehículos utilitarios exclusivos para la distribución física, está totalmente climatizada (en áreas de entre 2 y 8°C y entre 15 a 25° según las necesidades del producto) e implementa distintas medidas para evitar cualquier tipo de contaminación.

El punto más alto de la visita es el VLM, un sistema de alta complejidad que, a través de la automatización, aumenta un 10% la capacidad de almacenamiento y agiliza hasta un 30% el tiempo de preparación de pedidos. Al reemplazar la tarea manual, evita la manipulación de los productos que guarda en su “almacén vertical”.

logistica2.jpg
El VLM es un sistema de alta complejidad.

El VLM es un sistema de alta complejidad.

El VLM recibe los pedidos por sistema y automáticamente comienza a llevar los medicamentos hacia el colaborador, evitando que se traslade para buscar la mercadería y permitiendo preparar hasta 24 pedidos en simultáneo, explicó Santiago Zumárraga, Gerente de Operaciones CyPE . Una vez que el colaborador tiene el medicamento, otro proceso le indica en qué contenedor debe colocarlo para completar la preparación del pedido.

Andreani es uno de los grandes jugadores del mercado farmacéutico, con una participación en el total del 60% y capacidad para distribuir 400 millones de medicamentos por año. Hace solo unos días fue uno de los partícipes en la misión Sputnik V. Convocados por el ministerio de Salud, luego de una conversación en la que la compañía ofreció su estructura logística a modo de donación, se ocupó del traslado de las 300.000 dosis llegadas desde Rusia, dispuso 56 thermopallets con vacunas en tres semirremolques supercongelados a una temperatura de entre -18° y -30°, las condujo desde el aeropuerto de Ezeiza para almacenarlas en una cámara especial en Avellaneda, las ingresó al sistema de stock, y luego hizo la preparación de los pedidos y la distribución hacia todo el país.

Centro Inteligente

El segundo paso de la visita fue el recorrido al Centro Inteligente de Transferencia, que funciona a unos 10 minutos de allí y que procesa 8.000 paquetes por hora. Tarjetas de crédito, teléfonos, colchones, cajas con golosinas, máquinas, herramientas, se deslizan a un ritmo frenético desde los sistemas de clasificación hacia las manos de los operarios y operarias y las cintas transportadoras, antes de ser dispuestos en los camiones para ser despachados a algunas de las 140 sucursales. La empresa cuenta con más de 9.000 colaboradores y transportistas en Argentina y Brasil y 3.700 vehículos que están integrados al sistema de trazabilidad online y ontime, que recopila información de todos los sistemas internos y permiten al cliente tener visibilidad durante toda la cadena logística, desde la recepción hasta la entrega.

El año 2020, y su lógica de pandemia, llevaron a un notable crecimiento en la cantidad de envíos de +100%, lo que motivó la incorporación de más de 1.000 colaboradores y un incremento de 500% en la capacidad de procesamiento. Con una porción del mercado del e-commerce cercana al 25%, en Andreani avizoran un 2021 con igual tendencia y un alza de hasta 20% en los pedidos, impulsada por la aparición de nuevas categorías que irrumpieron con fuerza en el comercio electrónico (como Alimentos, tradicionalmente asociada a la compra presencial).

Así es que está proyectada una inversión de u$s60 millones en los próximos meses para renovar las plantas, crear nuevas sucursales y apuntalar el proceso de innovación. “Logística es tecnología”, resumió Verónica Zampa, Gerenta de Comunicaciones y Sustentabilidad. En la compañía esperan que el nuevo salto tecnológico aporte más clasificadores inteligentes de mercadería, una flota de vehículos más sustentables y la adopción de procesos internos automatizados de vanguardia, entre otras novedades.