El maltrato infantil reclama una respuesta responsable de toda la comunidad

Opiniones

La importancia de la detección precoz del maltrato infantil y la decisión temprana de administrar medidas de resguardo tienden a evitar la revictimización del menor con sus consecuencias psico-físicas.

Hay importantes razones para que la comunidad dedique especial atención a los menores. Sus necesidades específicas, su fragilidad y dependencia; la peculiar organización del cuidado de un niño y la relación del crecimiento del menor con la sociedad en evolución requieren una mirada atenta, interesada y dispuesta al reconocimiento y atención de su frecuente y compleja realidad.El maltrato infantil por parte de sus cuidadores: familia-comunidad-instituciones- Estado, es la expresión del mayor estado de desprotección que un niño pueda experimentar, en tanto se pone en riesgo su integridad física, psicológica y social.

La importancia de la detección precoz y la decisión temprana de administrar medidas de resguardo tienden a evitar la revictimización del menor con sus consecuencias psico-físicas. Actuar prontamente, como lo necesita un infante maltratado, requiere aceptar que hay adultos y familias que carecen de recursos para cuidar adecuadamente a los menores. Es frecuente escuchar la negación de esta problemática en ámbitos responsables del cuidado y seguridad social. Junto con la aceptación de esta difícil situación infantil y ante la necesidad de abordarla y detener su aumento, es necesario también conocer las formas en que el maltrato se manifiesta tanto en el niño como en la familia con el fin de ampliar la capacidad de detección.

Es importante estar atentos al menor y a sus diferentes formas de comunicación: la palabra, el cuerpo, sus conductas, su juego, sus dibujos. Esto es en tanto no todo infante relata su padecer y pide ayuda.

violencia doméstica.jpg

Cuando los niños son pequeños carecen de esta posibilidad, con posterioridad y ya mayores el menor suele someterse al secreto familiar por temor a las represalias contra sí mismo, hacia algún familiar significativo o a la desintegración de esa familia. Debemos tener en cuenta los sentimientos de vergüenza, culpa o falta de confianza en poder recibir una ayuda adecuada-. ¡Cuánto ayudaríamos a los niños si se programaran campañas nacionales de concientización sobre este tipo de maltrato infantil!

Si se divulgaran las diferentes formas en que estas se presentan en sus aspectos físicos, psicológicos, la negligencia, el abuso sexual, etc.. Seria necesario también dar a conocer en forma responsable las diferentes expresiones posibles en el niño y no necesitar ni esperar a que sólo el relato infantil nos indique la presencia del maltrato.

Muchos niños podrían ser auxiliados si estuviéramos más atentos a ellos en sus primeras exteriorizaciones. Aún, y ante la duda es sumamente conveniente actuar, con la prudencia que la situación requiere.

violencia familiar

En los tratamientos de estos casos hay una responsabilidad ética que abarca a toda la población adulta, no sólo a los profesionales de informar el hecho a quien corresponda con el fin de poner un límite y aplicar el abordaje eficaz para evitar su aumento y repetición. Los niños, bajo circunstancias adversas necesitan que toda la comunidad reconozca y reaccione frente a su sufrimiento. Es también necesario la presencia de un represente adulto del niño para asegurar con precisión legal no siendo un mero observador pasivo e informante frente a la justicia.

Psicoanalista (M.P. N° 5.201). Miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA). Excoordinadora del Área Asistencial de la Unidad de Violencia Familiar del Hospital de Pediatría Pedro de Elizalde. Especialista en la atención del Niño Maltratado.

Dejá tu comentario