Cristina de Kirchner y Mauricio Macri no pudieron disimular su mala relación en medio de la jura

Política

Los expresidentes se saludaron fríamente en la Asamblea Legislativa. No hubo cruces de miradas y tampoco firmaron con la misma lapicera.

La flamante vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el ahora exmandatario Mauricio Macri no pudieron ocultar su mala relación durante una obligada interacción en la ceremonia de asunción de Alberto Fernández como jefe de Estado, en la que se saludaron muy fríamente e incluso con desprecio.

Cuando Macri ingresó al recinto para hacer la entrega de los atributos a Cristina le tendió la mano a su antecesora, quien le devolvió el saludo, pero evitó mirarlo a los ojos y mantuvo un gesto adusto.

Además, la expresidenta tampoco quiso usar el mismo bolígrafo que utilizó Macri cuando se lo alcanzó la escribana para firmar las actas luego de la jura y le pidió a uno de sus colaboradores que le alcanzara otra pluma.

En cambio, Alberto Fernández se dio un abrazo más efusivo con Macri e intercambiaron algunas palabras antes y después de que el presidente saliente le colocara la banda y le entregara el bastón.

Una vez finalizado ese acto protocolar, la ahora exvicepresidenta Gabriela Michetti se saludó cálidamente con Fernández y con Kirchner, pero Macri se dio un abrazo con su sucesor en el cargo y evitó volver a saludar a la exmandataria.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario