21 de febrero 2019 - 00:03

CGT usará la vidriera FMI para exigir diálogo social

La "mesa chica" de la central se encontrará con la misión del organismo desde las 10 en la sede de la Uocra. Los gremialistas reforzarán la tesis opositora de que el futuro gobierno deberá repautar metas.

Guión. Como en el encuentro previo y en el primero que mantuvieron, gremialistas y técnicos del Fondo prevén ceñirse a sus respectivos libretos: los dirigentes hablarán de crisis, diálogo social y la necesidad de nuevas metas.
Guión. Como en el encuentro previo y en el primero que mantuvieron, gremialistas y técnicos del Fondo prevén ceñirse a sus respectivos libretos: los dirigentes hablarán de crisis, diálogo social y la necesidad de nuevas metas.

La CGT aprovechará hoy el foco de atención que le dará su reunión con la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para insistir con la necesidad de una convocatoria amplia al diálogo social por parte del Gobierno, con la participación de las principales entidades empresarias. La conducción de la central espera, con ese reclamo, convencer a la administración de Mauricio Macri de institucionalizar ese mecanismo en el último año de su mandato como alternativa a la escalada de conflictividad que plantea el sindicalismo opositor.

El encuentro se concretará desde las 10 en la sede del gremio de la construcción (Uocra), con la participación de la “mesa chica” de la CGT y de una decena de funcionarios del Fondo encabezados por el italiano Roberto Cardarelli. Será la tercera reunión oficial entre la principal organización sindical de la Argentina y los técnicos del FMI desde que se firmó el acuerdo con la Argentina por un crédito stand by.

Allí, como anticipó este diario, los gremialistas prevén alinearse con la postura de la mayor parte de la dirigencia opositora en cuanto a la necesidad de plantearle al FMI que el próximo gobierno deberá rediscutir las metas por entender que serán de imposible cumplimiento a partir de 2020. También expondrán su diagnóstico acerca del agravamiento de la crisis económica, en particular por el avance de la inflación y de las tarifas de servicios públicos, así como de las condiciones sociales para los sectores más vulnerables.

Hasta anoche habían confirmado su asistencia los dos secretarios generales de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña (quien inicialmente había avisado que no iría por tener agendado a la misma hora un encuentro con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal), el dueño de casa, Gerardo Martínez, Armando Cavalieri (Comercio), Andrés Rodríguez (estatales, UPCN), Roberto Fernández (colectiveros, UTA) y Omar Maturano (maquinistas de trenes, La Fraternidad).

La audiencia con el FMI servirá como reanudación de la actividad en la CGT tras el receso estival. En la lista de pendientes del año pasado figuran una respuesta que el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, había comprometido ante el reclamo de la central de una reapertura del Consejo del Salario Mínimo para complementar el aumento del 25% pactado el año pasado, casi duplicado por la inflación en el período, así como las protestas que la conducción había elevado por la suba de las tarifas, la persistencia de los despidos y la desprotección a las empresas nacionales, así como la necesidad de una suba extraordinaria para jubilados. Para los líderes de la central resulta necesario mostrarse activos y con iniciativa para compensar la agenda de conflictos que pautó la oposición sindical, con Hugo Moyano a la cabeza.

Dejá tu comentario

Te puede interesar