Colombi minimizó la suspensión de UCR y aseguró que busca tener una buena relación con el Gobierno

Política

El gobernador electo de Corrientes, el radical Ricardo Colombi, le restó importancia a la sanción que recibió del Comité Nacional de la UCR por haberse reunido con Néstor Kirchner y ratificó que busca mantener "buenas relaciones" con el gobierno nacional.

"No hay que darle más al pito de lo que el pito vale", respondió el correntino en declaraciones a la prensa cuando fue consultado sobre la suspensión como afiliado radical que le aplicó el Comité presidido por Gerardo Morales.

"Yo voy a mantener una relación muy fluida con el gobierno nacional porque detrás de mí hay un millón de correntinos que esperan soluciones en una provincia que está en crisis", agregó.

Colombi se pronunció así luego de presentar a su gabinete de funcionarios para asumir el jueves próximo como gobernador, tras vencer a su primo Arturo Colombi en el balotaje del 4 de octubre pasado cuando estuvo apoyado por la conducción nacional de la UCR.

"Busco tener buenas relaciones con la Presidenta (Cristina Fernández), una relación madura, seria y efectiva desde lo institucional", dijo, aunque evitó pronunciarse si ese acercamiento significa la posibilidad de llegar en el futuro a un acuerdo electoral con el kirchnerismo.

El Comité Nacional de la UCR resolvió suspender la afiliación del gobernador electo de Corrientes, Ricardo Colombi, y derivar el caso al Tribunal de Disciplina partidario por considerar que sus declaraciones en respaldo a las candidaturas del kirchnerismo para 2011 "develan su clara intención de actuar funcionalmente a los intereses del actual gobierno nacional".

Fue la última decisión adoptada por el Comité bajo el mandato del jujeño Gerardo Morales, quien en su cena de despedida como jefe partidario dijo que esa sanción fue tomada "con dolor", pero señaló que fue "correcta".

"Ricardo Colombi podría haberse ido después del 4 de diciembre cuando estaba (Ernesto) Sanz al frente de la UCR pero lo hizo ahora. Yo espero que vuelva pero el partido tiene que hacer lo correcto porque la gente nos mira", dijo Morales.

Por su parte, el interventor de la UCR de Corrientes, José Luis Bellia, anticipó que el 10 diciembre "va a ir toda la dirigencia radical a Corrientes con la idea entrar a la Casa de Gobierno para defender el voto del pueblo y repudiar su acercamiento al Gobierno nacional".

Sin embargo, tras las críticas del Comité Nacional, el futuro mandatario recibió este viernes el apoyo del Foro de Intendentes Radicales, que agrupa a unos 32 jefes comunales de la provincia.

Los intendentes deliberaron en la sede radical correntina durante la mañana y consideraron que Colombi "está obligado a cumplir con su promesa de solucionar los problemas de los correntinos" y que para eso "necesita mantener armónicas relaciones" con la administración Kirchner.

"Me parece una sanción indebida para Ricardo Colombi porque él está haciendo lo prometió en su campaña electoral que, entre otras cosas, era la decisión de recomponer las relaciones de Corrientes con la Nación", dijo a la prensa el intendente saliente de la capital provincial, Carlos Vignolo.

De esta manera, el radicalismo correntino le restó importancia a la decisión del Comité Nacional al tiempo que Ricardo Colombi reafirma que necesita encaminar vínculos con Cristina Fernández porque la provincia que asumirá tiene un déficit de 220 millones de pesos.

El radical espera asumir el 10 de diciembre y al día siguiente ir a Buenos Aires para firmar con la Presidenta un convenio que refinanciará los 360 millones de pesos que vencen este año de la deuda pública provincial, cifra que representa al 10 por ciento del presupuesto total que tendrá para gobernar el próximo año.

Dejá tu comentario