Diputados apura dictaminar esta semana alivio sobre Ganancias

Política

Un plenario de comisiones escuchó, la semana pasada, las exposiciones de funcionarios, gremialistas y especialistas en derecho tributario. Macrismo duda sobre disidencias o dictamen de minoría.

Diputados se apresta, durante la corriente semana, a firmar el dictamen de mayoría del proyecto que traerá alivio en el pago del Ganancias -hasta $150.000 brutos para trabajadores activos, y jubilaciones superiores a ocho haberes mínimos- a más de 1,2 millones de personas. En el combo se incluye otra iniciativa sobre Monotributo, y se espera que ambas leyes sean votadas y giradas al Senado lo antes posible.

Las comisiones de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja, que comandan los cristinistas Carlos Heller y Vanesa Siley, no pueden convocar aún a dictaminar debido a que oficialismo y oposición no refrendaron la extensión y/o cambios del último protocolo de trabajo virtual, que venció en febrero pasado.

Se espera que en los próximos dos días se reúnan los jefes de bloque junto al presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, impulsor de la iniciativa sobre Ganancias. Sin una decisión sobre este tema, el debate continuará trabado y no se podrán firmar despachos de comisión. El fin de semana, desde el Frente de Todos aseguraron que el dictamen “se conseguirá el jueves próximo”.

De allí las reuniones “informativas” que realizaron la semana pasada las comisiones de Heller y Siley, que escucharon las exposiciones de funcionarios nacionales, especialistas en derecho tributario y gremialistas, entre otros.

La iniciativa de Massa apunta a establecer un nuevo piso de $150.000 para trabajadores activos y para jubilaciones superiores a ocho haberes mínimos. En detalle, los principales beneficiados aparecen en Buenos Aires (569.000), la Ciudad (157.000), Córdoba (103.000), Santa Fe (98.000) y Tucumán (30.000).

A medida que se acercó el inicio de la discusión, el titular de Diputados recibió a sindicalistas y el oficialismo deslizó, por goteo, modificaciones al proyecto original con el fin de blindar la ley y conseguir un apoyo opositor mayoritario: retroactividad a enero pasado, agregar el aguinaldo a la exención, mantener el beneficio del 22% por zona patagónica, el guiño extra a jubilados para no quedar dentro del gravamen, y deducciones por concubinato, entre otras. Otras quedarán para el momento de la reglamentación de la ley.

En tanto, la iniciativa sobre Monotributo permitirá permanecer a quienes se encuentren en la actualidad en el régimen, salvo a los que hayan excedido más de un 25% el límite anual establecido para la categoría máxima.

Sobre el cierre de la semana pasada, apareció una iniciativa para frenar el porcentaje de Ganancias que pagan las empresas. De hecho, hubo un texto en las sesiones extraordinarias que nunca se trató.

Esta ley, junto al Consenso Fiscal que aprobó el Senado y espera la sanción de Diputados -suba de impuestos locales en provincias-, son la llave para paliar, y con creces, el costo del proyecto para trabajadores y jubilados.

Las dudas que quedan están relacionadas sobre el impacto global que el paquete tendrá en una economía muy golpeada -sobre todo, el sector privado- por la pandemia del Coronavirus.

Reclamo

Desde Juntos por el Cambio pretenden mayores modificaciones al proyecto de Massa. Por caso, ya dejaron clara la necesidad de equiparar a los trabajadores autónomos para evitar una constante discriminación con respecto al pago del impuesto; actualizaciones semestrales -y no anuales- a través de la inflación (IPC), en vez de salarios (RIPTE); elevar las deducciones por créditos hipotecarios; incorporar gastos por educación; y evitar problemas mayores con los saltos a partir del mínimo no imponible propuesto de $150.000.

Dejá tu comentario