Wado de Pedro se emocionó al contar su experiencia de vivir con disfluencia en el habla

Política

El Ministro de Interior participó de un programa televisivo junto a un grupo de personas que transitan su vida con dificultades en el habla. "Me generó una empatía con todas las personas que tienen algún problema", manifestó.

El ministro de Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, participó esta noche del segmento “Minorías” del canal Telefe donde habló sobre la disfluencia en el habla. “La dificultad en el habla me generó una empatía con todas las personas que tienen algún problema”, manifestó.

Junto a otros participantes, el funcionario del gobierno nacional contó su experiencia de convivir con una problemática como es la dificultad en el habla. “Toda la vida cambia a raíz de esta dificultad”, dijo.

Asimismo, contó distintos casos en los cuales la vida se encuentra afectada por esta cuestión, como sufrir acoso de niño. “La vida te cambia si te hacen bulling en la escuela, si el entorno no te da el tiempo para terminar una frase o una palabra”, expresó y recordó un hecho particular: “Cuando tuve que venir a Buenos Aires los desafíos eran otros, como decirle al colectivero la parada a la que tenía que ir. Durante un año, dije una parada que era tres cuadras antes porque me salía más esa calle que Scalabrini Ortiz”.

https://twitter.com/telefenoticias/status/1412566560447864832

El titular de la cartera de Interior explicó que hay estudios que demuestra que la difluencia o la tartamudez son consecuencias de traumas emocionales. “Están en mi infancia”, dijo, en relación a hechos que pudieron haber derivado en la disfluencia en el habla.

Tal como señaló, se trata de una dificultad generada a raíz de un desbalance entre dos hemisferios del cerebro: “Uno de los hemisferios, que es el que razona la parte de la palabra, va más rápido que el hemisferio que tiene que implementar. Esa diferencia de velocidad hace que el hemisferio que piensa, manda información más rápido que lo que puede procesar el hemisferio motriz”.

En ese sentido, recordó distintos momentos en los que la dificultad en el habla le impedía desenvolverse sin problemas en la vida diaria. “Cuando era chico me costaba pedir helado, pedir la comida, tocarle el portero a la casa de un amigo. Después de adolescente no ir a hablar con una chica que te gusta”, dijo de Pedro, emocionado al contar su experiencia.

Por otro lado, trazó un paralelismo entre aquello que vivió y la experiencia de los que hoy día son más jóvenes y cuentan con otras herramientas. “Los más jóvenes quizás hoy tienen la suerte de tener los mensajes de texto. En mi época tenías que marcar el teléfono. Son muchas micro situaciones que para cualquier persona es totalmente normal, como ir a tocar un portero y que te pregunten ¿quién es?, ya que el nombre de uno era un problemón”.

Si bien dio cuenta de las situaciones que atraviesa una persona con dificultad en el habla, también señaló que esta problemática le permitió acercarse y comprender a quienes atraviesan por una situación similar: “La dificultad en el habla me generó una empatía con todas las personas que tienen alguna dificultad o problema”, cerró el ministro.

Dejá tu comentario