Fuerza Aérea suma Hércules para vuelos de repatriación

Política

En medio del parate por el coronavirus, la FAA recibe e incorpora a la actividad el penúltimo avión Hércules de una serie de 5 que fueron sometidos a un plan de mantenimiento, modernización y digitalización.

Hoy la Fuerza Aérea Argentina recibe e incorpora a la actividad el penúltimo avión Hércules de una serie de 5 que fueron sometidos a un plan de mantenimiento, modernización y digitalización a cargo de la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA), en la provincia de Córdoba. La aeronave, matrícula TC-66 Polo Sur, renovada de sus 50 años de actividad, se sumará de inmediato al traslado de argentinos desde el exterior y al envío de insumos médicos a las provincias. Esas tareas se cumplían con sólo dos aviones de transporte en servicio. Exigidos también por numerosos vuelos denominados “monedero” de reparto de dinero al interior del país por encargo del Banco Central, resultado de prender “la maquinita” para responder demandas sociales y económicas por el coronavirus. Un esfuerzo de técnicos y de tripulaciones para mantenerlos en vuelo que no tiene precedentes excepto el de la guerra en el Atlántico sur. Claro que en aquel entonces el número de aeronaves de transporte triplicaba al que hoy cuenta la fuerza en la I Brigada de El Palomar y ni qué hablar del presupuesto de antaño asignado a funcionamiento.

Ayer arribó el último vuelo de repatriación desde la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, la más castigada en Latinoamérica por el virus con 14.192 infectados y 683 muertos, datos actualizados al 6 de mayo.

La Cancillería y el Ministerio de Salud organizaron el regreso de argentinos de las zonas más peligrosas por presencia de virus en vuelos militares con los Hércules C-130 matrículas: TC-69 Puerto Argentino y TC-70 BAM Malvinas a los que ahora se agrega el remozado TC-66.

La planta cordobesa tenía previsto que el TC-66 iniciaría las pruebas previas a la entrega en el primer cuatrimestre de 2019 (gestión de Cambiemos), no ocurrió.

Se demoró casi un año por varias novedades técnicas que no encontraban solución, entre ellas el sistema de control de flaps, el tren de aterrizaje y pérdidas de aceite en un motor. Las idas y vueltas de la burocracia de Defensa en la asignación de partidas para la mano de obra, materiales por fuera de los kits de modernización provistos por contrato y disponibilidad de horas extras para el personal de la fábrica correspondiente a la línea Hércules, agregaron más retraso al programa.

La salida del quinto y último Hércules modernizado, el TC-64, se prevé para mediados de 2021. Implicará el cierre de la línea de modernización C-130. La opción de FAdeA en el negocio del upgrade al sistema Hércules pasa por extender el programa al avión TC-100, una versión civil de Hércules que adquirió la fuerza a fines de 1982. Corre por cuenta del Ministerio de Defensa -Agustín Rossi pregonó desde el primer día de asunción el desarrollo de la industria militar-, gestionar los fondos para recuperar una capacidad, el transporte estratégico/logístico que la emergencia del coronavirus visibilizó debilitada en extremo. La planta cordobesa adquirió expertise certificada en modernización de Hércules con los trabajos a los aviones criollos, cuenta con la condición de ser Service Center de la firma Lockheed Martin (fabricante del avión) y podría replicar esas actualizaciones en aeronaves de fuerzas aéreas de la región. El sector de empresas aeroespaciales proveedores de FAdeA espera que el Gobierno impulse la reactivación tras la pandemia y apunta al rol de main contractor que tomaría la estatal cordobesa de ampliarse el negocio de modernización a escala regional. El último relevamiento de la UIA muestra una constante que atraviesa también a las pymes del sector aeroespacial de proveedores de FAdeA, el 64 por ciento está sin producir, el 81 por ciento no pudo cobrar cheques y el 60 tiene dificultades para el pago de sueldos sin acceso a crédito. FAdeA (y sus proveedores) aguarda que el jefe de Gabinete Santiago Cafiero firme la decisión administrativa del contrato entre la Fuerza Aérea y FAdeA por 1.600 millones de pesos para el mantenimiento de sus aviones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario