Guerra piquetera por "caja" y el favor de Kirchner

Política

Nacieron de los escombros de la crisis de 2001, los alimentó con planes Eduardo Duhalde y luego, con reservas y por turnos, se alinearon tras Néstor Kirchner. Ahora, en la transición «de la calle» a la política, protagonizan una sorda pero feroz interna por ganar la gracia del Presidente.

Son los piqueteros kirchneristas, especie que se parcela en cuatro grupos que con orígenes, visiones ideológicas y posturas diferentes, comparten y se combaten entre sí en el multicolor planeta Kirchner junto a, entre otros, radicales y ex duhaldistas.

Hay mucho en juego. Pero especialmente, la gracia presidencial para convertirse en el ejército callejero de Kirchner, bendición que se traduciría -como ha ocurrido hasta ahora- en beneficios como cargos, manejo de cajas y candidaturas.

Hay, además, celos entre los caciques de cada clan; Luis D'Elía del FTV; Emilio Pérsico del Movimiento Evita; Edgardo Depetri, del Frente Transversal; y Jorge Ceballos, de Barrios de Pie, que comparte jefatura con Humberto Tumini, jefe de la Corriente Patria Libre.

Los divide, también, el sesgo ideológico. Unos se declaran «peronistas de Perón», otros se autoproclaman como herederos de «La Tendencia» mientras hay también militantes de la izquierda revolucionaria con referencia directa en el Che Guevara.

En 2004, luego de debutar como bloque K en Parque Norte -encuentro que se desarrolló el 11 de marzo-, buscaron confluir en un único frente que unifique a todas las «organizaciones sociales», eufemismo para hablar de piqueteros, en un mismo espacio político.

El último ensayo fue el Frente de Organizaciones Populares (FOS), lanzado en el Teatro Bambalinas, en setiembre de ese año con la adhesión de otros actores: desde Miguel Bonasso con su PRD hasta Eduardo Luis Duhalde de Memoria y Movilización, con escala en el Polo Social del «Barba» Francisco Gutiérrez (entra en la Cámara gracias al padre Farinello y reeligió de la mano de Kirchner).

  • Reparto de premios

    Por entonces, se imaginan como la vanguardia con la que Kirchner decidiría enfrentar a Eduardo Duhalde en la provincia, algo que no ocurrió porque el Presidente decidió combatir al ex presidente con los coroneles que hasta poco tiempo atrás se cuadraban ante el hombre de Lomas.

    De todos modos, Kirchner repartió premios: cada grupo obtuvo legisladores, cargos en el gobierno y lugares en las listas de concejales. Pero ahora empiezan la pulseada por la batalla que viene: la de 2007. El panorama es el siguiente:

  • A fines de abril -posiblemente el 27, en Parque Norte-, el núcleo que comandan Tumini y Ceballos -funcionario de Desarrollo Social, con un presupuesto de más de 200 millones-, tiene previsto lanzar su próxima criatura: Libres del Sur, movimiento que pretenden de expansión nacional. De marcado perfil kirchnerista, planean ampliar las fronteras de Patria Libre y su brazo piquetero, Barrios de Pie, con la inclusión del PC Congreso Extraordinario y dos grupos menores: Martín Fierro -fracción pro Kirchner cuando hay otra anti-Kirchner- y el Frente Barrial 19 de Diciembre. Autodefinidos como «izquierda nacional y revolucionaria» tienen una impronta guevarista y pertenencia no peronista. Este último rasgo, les genera tensiones con otros jefes piqueteros K pero, entienden, les abre la puerta para incorporar a sectores de la UCR u otras ramas no PJ que sintonizan con el gobierno. Aseguran que pueden movilizar «12 mil militantes».

  • Para el 9 de mayo, en tanto, está agendado un acto del Movimiento Evita, que conduce el ex Quebracho Emilio Pérsico -hoy vicejefe de Gabinete de Felipe Solá-. El ME fue lanzado en diciembre último desde La Plata y continuó con actos en distintos puntos del país. Ahora programan el acto de lanzamiento nacional donde esperan reunir a funcionarios y legisladores nacionales y provinciales. Juegan, además, sus simpatías electorales para 2007: en Buenos Aires, por caso, alientan la postulación de Florencio Randazzo a la gobernación. Se piensan como herederos del peronismo de izquierda de los 70 aunque, aclaran, aggiornados. Su ejército asegura que «si tenemos los medios -aclaración: micros y dinero para viandas- estamos en condiciones de movilizar a 15 mil personas».

  • Con menos urgencia, D'Elía y Depetri están abocados a sus funciones actuales -el primero en Tierras; el segundo es diputado nacional y preside la Comisión de Obras Públicas- pero se animaron a algunas conversaciones con Eduardo Buzzi de la Federación Agraria Argentina, y Miguel Bonasso del PRD para confeccionar un tercer bloque de organizaciones sociales, mientras se dialoga con Francisco Gutiérrez de la UOM para darle forma al Frente de Trabajadores Kirchneristas. La entente Depetri-D'Elía-Buzzi-Bonasso sería, especulan, la de mayor capacidad de fuerza: más de 15 mil activistas. Incide no sólo el ejército de la FTV sino también el control que Depetri tiene sobre parte de ATE y la CTA. En este caso, el marco ideológico es más diverso aunque todos sintonizan con el peronismo remixado.

    La lucha entre caciques piqueteros reactualiza la que parece ser la regla básica del kirchnerismo: sin rivales externos, los kirchneristas se enfocan en retroalimentar la disputa hogareña, conyugal. Kirchner los habilita y pone un solo límite: que nunca haya un único ganador.
  • Dejá tu comentario