Reclaman en Casación el inmediato apartamiento de Hornos por pérdida de imparcialidad

Política

Slokar y Ledesma emitieron una nueva comunicación, donde piden la inmediata realización del Acuerdo General del cuerpo para tratar el "temor de su parcialidad" del titular del máximo tribunal penal de país.

Los jueces de la Cámara de Casación Penal Alejandro Slokar y Ángela Ledesma volvieron a reclamar la renuncia del su colega y presidente del tribunal Gustavo Hornos, tras el creciente escándalo por las visitas a Mauricio Macri en la Casa Rosada y la Quinta presidencial de Olivos.

Slokar y Ledesma emitieron una nueva comunicación, donde urgieron la inmediata realización del demorado Acuerdo General del cuerpo para tratar el "temor de su parcialidad" del actual titular del máximo tribunal penal de país. Una opción que evalúan es reunirse sin el magistrado sospechado de prevaricato.

Ámbito reveló este martes Hornos quedó más complicado en el expediente disciplinario abierto en el Consejo de la Magistratura por una maniobra en la que rechazó su recusación en la causa Oil Combustibles y junto a su par Eduardo Riggi logró bloquear que se pidan sus accesos a la Casa de Gobierno y a Olivos, lo que hubiese expuesto las visitas y relación con Macri.

Es que en el año 2017, la Sala I de la Cámara tramitaba la intervención en la causa Oil Combustibles y se definió lo que sería la detención de los accionistas del grupo Indalo, Cristóbal López y Fabián De Sousa. Ante ese contexto los camaristas Hornos y Riggi fueron recusados por falta de imparcialidad por la defensa de De Sousa. Los abogados planteaban en aquel momento que Hornos mantenía relaciones con los integrantes del Poder Ejecutivo y solicitaron en ese momento tener acceso a los registros de ingresos y egresos de la Casa Rosada y la quinta de Olivos. Sin embargo, los jueces Hornos y Riggi la rechazaron in límine, mientras que la jueza Ana María Figueroa votó por lo contrario. De manera que, si en aquel momento se hubiese sustanciado ese recurso, hubiesen podido acceder a los registros de ingreso y se confesaría lo que finalmente terminó admitiendo Hornos en la reunión entre pares de Casación donde dijo que era amigo del expresidente Macri y que tenía una relación familiar desde hace mucho tiempo.

La crisis institucional de la Cámara de Casación Penal

Ledesma, ex presidenta del cuerpo, y Slokar, el actual vicepresidente del tribunal, reclamaron al resto del tribunal el tratamiento urgente de la crisis institucional que atraviesa la Cámara, a la que calificaron de "inédita y de magnitud creciente".

Los dos jueces le exigen a Hornos que se aparte en forma inmediata para el abordaje por parte del pleno del tribunal de una crisis que "merece la debida corrección".

Alejandro Slokar Angela Ledesma Casación Penal Jueces.jpg
Alejandro Slokar y Angela Ledesma, jueces de la Cámara de Casación Penal.

Alejandro Slokar y Angela Ledesma, jueces de la Cámara de Casación Penal.

Según la normativa vigente, el apartamiento es una obligación derivada de la ley, que establece un conjunto de prohibiciones e incompatibilidades aplicables, sin excepción, a todos los magistrados. El artículo 32 de la Ley Procesal dice: "Incurrirá en la causal de mal desempeño, en los términos de la ley de enjuiciamiento de magistrados, el juez a quien se probare que estaba impedido de entender en el asunto".

El primer pedido de renuncia a Hornos se lo había formulado el juez Slokar, durante un anterior acuerdo de superintendencia del máximo tribunal penal, y lo dejó asentado luego por escrito, tras constatar que las explicaciones ofrecidas por Hornos no habían quedado plasmadas en un acta. Hornos reconoció semanas atrás ante sus colegas de Casación sus visitas a Macri en la Casa Rosada y había dicho que respondían a una relación "social" que tenía con el mandatario, que lo llamaba para consultar temas "genéricos" vinculados con política judicial. Ahora, El Destape reveló que no era el único camarista del mismo tribunal que visitaba a Macri: el juez Mariano Borinsky también iba a la quinta de Olivos a ver al expresidente.

Mariano Borinsky 1200.jpg
El juez de la Cámara de Casación Penal Mariano Borinsky visitó al menos 15 veces a Macri en Olivos, reveló la señal C5N en base a un reporte de El Destape. Afirmó que no iba a practicar deportes con Macri sino que iba en su rol como presidente de la Comisión de Reforma del Código Penal.

El juez de la Cámara de Casación Penal Mariano Borinsky visitó al menos 15 veces a Macri en Olivos, reveló la señal C5N en base a un reporte de El Destape. Afirmó que no iba a practicar deportes con Macri sino que iba en su rol como presidente de la Comisión de Reforma del Código Penal.

El segundo pedido de renuncia a Hornos lo expresó Ledesma, a través de una carta. La jueza detalló en ese escrito que el 19 de febrero ya le había hecho saber que aquellas visitas a la Casa Rosada "implican una cuestión ética insoslayable, de significancia institucional, que resultan violatorios del Código Iberoamericano de Ética Judicial".

La magistrada recordó que en esa ocasión también le transmitió su "preocupación en torno a las dudas generadas sobre su imparcialidad, independencia, responsabilidad institucional, integridad, transparencia y prudencia, con un fuerte –e inmensurable- impacto en todo el cuerpo y la trascendencia que ello reviste por tratarse de un juez que además preside" la Casación.

En el Palacio de Justicia remarcan que “hasta las apariencias podrán tener cierta importancia” y recuerdan un fallo de la Corte Europea de Derechos Humanos en el caso Pabla KY vs. Finlad: “Lo que está en juego es la confianza que deben inspirar los tribunales a los ciudadanos en una sociedad democrática y, sobre todo, en las partes del caso”.

Dejá tu comentario