Insólita demanda contra Primatesta

Política

Por Luis Desi
Córdoba (especial de «La Mañana de Córdoba») - El premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y la abogada defensora de los derechos humanos María Elba Martínez realizaron ayer una presentación en la Justicia federal de Córdoba en la que denuncian la desaparición de cinco sacerdotes durante la época del Proceso Militar, hecho que, según aseguraron, era conocido por el entonces arzobispo de Córdoba, el cardenal Raúl Francisco Primatesta.

El caso de los sacerdotes, que luego aparecieron con vida, fue utilizado por los denunciantes para reclamar una sanción ética y moral en contra del actual arzobispo emérito de Córdoba.

Lo que llamó la atención de la denuncia radicada en los tribunales federales por Pérez Esquivel y Martínez es que ambos consideran que aunque penalmente Primatesta no puede ser acusado de nada, sí debería recaer sobre él una sanción ética y moral.

Curioso revanchismo el de acudir a la Justicia a hacer una denuncia que no tiene posibilidades de prosperar, a menos que se busque utilizar la caja de resonancia que son los tribunales federales para que a través de la prensa
«ligera» reciba Primatesta la demandada sanción moral por parte de la sociedad.

El ataque a
Primatesta es por extensión una agresión al sector eclesiástico que más férreamente se opone al ingreso en la Corte Suprema de las dos candidatasdel gobierno por sus posturas a favor del aborto y del cambio de género.

Que
Pérez Esquivel aparezca por Córdoba a los pocos días que el gobernador de Córdoba diera a conocer una equilibrada opinión de cómo el país debe encarar la reconciliación nacional después de los desgraciados sucesos de los años de plomo también parece algo más que una coincidencia.

En momentos en que
José Manuel de la Sota se diferencia de Kirchner en la manera de enfocar la política sobre derechos humanos, y que también marcara distancia respecto de la forma de elegir las autoridades del Partido Justicialista, la denuncia de Pérez Esquivel y Martínez cobra dimensión política.

Primatesta
es un clérigo que mantuvo mayor afinidad con el peronismo que su sucesor Carlos Ñañez, quien -dedicado de lleno a la tarea pastoral-cedió el manejo político del arzobispado a la Pastoral Social, organización que es manejada ahora con criterios distantes de la Casa de las Tejas.

Dejá tu comentario