Mesa judicial M: citan a camarista Raffaghelli

Política

El camarista laboral Luis Raffaghelli fue citado a declarar en la causa judicial en la que se investiga el accionar de la denominada “mesa judicial” del macrismo, señalada por supuestas presiones a funcionarios judiciales durante el gobierno anterior. El fiscal federal Ramiro González le pidió al juez ampliar los dichos que expuso en una entrevista donde señaló al exministro de Trabajo Jorge Triaca y a su equipo de colaboradores como responsables de una aparente propuesta para “consensuar” las reformas laborales que planeaba aquella gestión, y en la que también mencionó la eventual intromisión de “operadores” macristas en el fuero.

La citación se formalizó ayer y fue consecuencia de la declaración que había presentado por escrito la semana pasada la camarista de Casación Ana María Figueroa, en el mismo expediente, quien apuntó contra el actual fiscal general porteño, Juan Bautista Mahíques, como el funcionario que intentó presionarla para acelerar su voto sobre la constitucionalidad del memorándum con Irán apenas asumido Mauricio Macri, en diciembre de 2015. Los dichos de ambos jueces motivaron la radicación de una denuncia por parte de diputados y senadores del Frente de Todos.

Figueroa y Raffaghelli habían sido entrevistados el mes pasado, con una semana de diferencia, en AM 750 y ambos dijeron haber sido víctimas de intentos de presión por parte de funcionarios de la anterior administración. Los legisladores del oficialismo se tomaron de aquellos dichos para presentar una denuncia contra la denominada “mesa judicial” en la que señalaron como integrantes a Mahíques y al propio Macri, al exministro de Justicia Germán Garavano y otros exfuncionarios como José Torello, Pablo Clusella, Bernardo Saravia Frías, el exjefe de Inteligencia Gustavo Arribas, así como al abogado Fabián Rodríguez Simón y al expresidente de Boca Daniel Angelici.

En el caso de Raffaghelli, su denuncia pública apuntó a supuestas maniobras del macrismo en su contra por no haberse “dejado apretar ni presionar” y haber emitido resoluciones “incómodas para el Gobierno” anterior, señaló luego al canal C5N. Mencionó, en ese sentido, su intervención en las causas por despidos en la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) y en la agencia nacional de noticias Télam, así como otros conflictos como los de Pepsico y la paritaria de la Asociación Bancaria.

González le envió al camarista un cuestionario similar al que debió contestar la jueza Figueroa, en el que le pedirá explayarse sobre las supuestas presiones que dijo haber sufrido y en particular la visita de Triaca y su gabinete de asesores a la Cámara laboral. También le solicitará precisiones sobre su referencia a “operadores” del entonces oficialismo. En la entrevista radial Raffaghelli no dio nombres pero ante la consulta puntual del entrevistador acerca de si se trató del abogado laboralista Juan José Etala, cercano al macrismo y a la anterior gestión en Boca Juniors, y señalado por su labor de asesoría en la exconducción de Télam al momento del despido en masa de 357 trabajadores de prensa, el camarista asintió.

El juez de la Sala VI relató en aquella ocasión que “hubo muchos episodios” de intentos de presión. “Lo que buscaban era disciplinar: aquel que no aceptaba la presión se disciplinaba o se manejaba como podía”, agregó. Cuando se refirió a la visita de Triaca dijo que junto a su entonces equipo el exministro sugirió “consensuar” la jurisprudencia laboral a aplicar en momentos en que esa gestión buscaba avanzar con un proyecto de flexibilización de las normas.

“La Justicia laboral estuvo en el ojo de la tormenta durante la gestión de Cambiemos”, denunció en aquella ocasión. Y agregó: “los que nos resistimos a ser genuflexos con esa gestión tuvimos como consecuencias denuncias ante el Consejo de la Magistratura”.

A partir de las denuncias públicas de Figueroa y Raffaghelli otros jueces y exmagistrados refirieron haber sido víctimas de acciones similares. Fueron los casos de los jueces Martina Forns o Luis Carzoglio y de exmagistrados como Eduardo Freiler o Luis Arias, entre otros.

En su presentación por escrito de la semana pasada, Figueroa no sólo apuntó a Mahíques, entonces integrante por el Poder Ejecutivo del Consejo de la Magistratura, sino que dijo haber sido “la primera víctima del lawfare” (guerra judicial) a cargo de la gestión de Macri, porque después de aquel episodio aseguró que le sucedieron notas y tapas en medios periodísticos que de manera sistemática referían que su desplazamiento era inminente, así como tres denuncias ante el órgano de designación y enjuiciamiento de magistrados que terminó por instruir el propio actual fiscal general porteño.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario