Vidal fue designada jefa de la Misión de Observación Electoral de la OEA en El Salvador

Política

La ex gobernadora se entrevistó con el presidente salvadoreño Nayib Bukele, líder del partido favorito para las elecciones legislativas y municipales.

La ex gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal fue designada como la jefa de la Misión de Observación Electoral (MOE) de la Organización de Estados Americanos (OEA) para las elecciones legislativas que se realizarán este domingo en El Salvador.

En ese marco, se entrevistó este viernes con el presidente salvadoreño Nayib Bukele en la residencial oficial. "Como Jefa de la Misión de Observación Electoral de la OEA agradezco al Presidente habernos recibido anoche en la residencia presidencial para hablar acerca del proceso electoral", escribió en su cuenta de Tiwitter.

Según anticipan las encuestas, el partido de Bukele conseguiría una amplia victoria en las elecciones legislativas y municipales del domingo, conquistando una mayoría que actualmente no posee y acrecentando los temores de la oposición de que el mandatario busca hacerse del control total del Estado.

La mayoría de sondeos coinciden en que Nuevas Ideas, el partido de Bukele, y sus aliados lograrán entre 43 y 56 escaños de los 84 posibles, con lo que tendrían la llave para elegir funcionarios a conveniencia o realizar reformas a la Constitución por los próximos tres años.

El carismático publicista de 39 años asumió la presidencia de El Salvador a mediados de 2019 con la promesa de desterrar la corrupción y la forma tradicional de hacer política, que campearon en el país desde el fin de una guerra civil en 1992.

Pero en casi dos años, Bukele ha chocado con el Legislativo y la Corte Suprema. En medio de la emergencia por el coronavirus, el Gobierno suspendió los procesos y plazos para solicitar información pública y, desafiando a la Corte, el mandatario ordenó a los uniformados usar la fuerza letal en el cumplimiento de sus labores.

Por ello, sus adversarios temen que el gobernante pueda radicalizarse si logra una mayoría avasallante que le permitiría escoger al fiscal general en diciembre y a cinco de los 15 magistrados de la Corte Suprema, así como otros cargos de segundo grado. Las encuestas también auguran que el oficialismo obtendría el domingo 150 de las 262 alcaldías en juego.

Bukele, sin embargo, ha negado las acusaciones y afirma que sus adversarios se oponen a sus políticas porque con el ascenso de su proyecto ven amenazados "sus privilegios". Con su asunción, El Salvador puso fin a tres décadas de bipartidismo.

"Lo que vamos a decidir el domingo es si profundizamos la democracia o volvemos al poder absoluto, concentrado en el (...) presidente, que fue precisamente lo que nos llevó a una guerra civil. Eso es lo que está en juego", dijo el analista político Omar Serrano, de la jesuita Universidad Centroamericana (UCA).

"La posibilidad de que gane una mayoría calificada, ya sea sólo el partido Nuevas Ideas o con los aliados, también es bastante probable", agregó Serrano sobre el partido presidido por el primo del mandatario, Xavier Zablah Bukele.

Dejá tu comentario