PJ: analizan sancionar a diputados "No Alineados"

Política

El PJ kirchnerista, espacio que comanda José María Díaz Bancalari con su doble jefatura -del justicialismo de Buenos Aires y del Bloque Peronismo Federal en Diputados-, iniciará esta semana una embestida contra sus ex socios, que conviven bajo el sello de «No Alineados».

La avanzada se programa en varios frentes: un posible pedido de sanción partidaria a los díscolos que rompieron el bloque, un acecho para que no usen el nombre « justicialismo» en el Congreso y una maniobra por quedarse con la vice 3ª.

Todo será a su tiempo. Esta semana, por lo pronto, Díaz Bancalari podría mostrar la inesperada y explosiva expansión de su bancada: ahora, según relatan a su lado, tiene 19 diputados, número que crecerá a 22 con la incorporación de un puñado de no bonaerenses.

Con esa cifra podrá reclamar para sí la vicepresidencia tercera de Diputados, butaca que alguna vez Bancalari le prometió a Eduardo Camaño y que ahora pretende para sí, también, el bloque de «No Alineados» donde conviven posduhaldistas, posmenemistas y adolfistas.

¿Ayudó el kirchnerismo, vía Alberto Balestrini, guiando a la oficina de Bancalari a diputados sueltos, cercanos al gobierno, para que se sumen a Peronismo Federal y de ese modo, contribuir a que esa bancada quede como la tercera más numerosa? Misterios del Palacio.

  • Contactos

    El paso siguiente será más bravo: el viernes, en Olavarría, se reunirá el consejo del PJ bonaerense que comandan, a dúo, Bancalari y Hugo Curto. Días atrás, hubo contactos que se intensificaránesta semana para pedir sanciones a los diputados rebeldes.

    «El consejo partidario resolvió en su momento acompañar las políticas del Presidente. Lo hizo por unanimidad de los presentes. Esa es la decisión del partido, si algún dirigente no la respeta, puede ser sancionado», explican desde la cúpula del PJ.

    Simulacro o no, Bancalari-dice rehusar que se habiliteun castigo para los ocho legisladores del PJ bonaerense que abandonaron Peronismo Federal y, en alianza con adolfistas y menemistas, conformaron la bancada Justicialismo Nacional, que preside Jorge Sarghini.

    Así y todo, existieron sondeos respecto de si corresponde o no sancionar a Sarghini, Eduardo Camaño, Juan José Alvarez, Francisco de Narváez, Gustavo Ferri, Marina Cassese, Nélida Doga y María del Carmen Rico, por pertenecer al PJ, pero actuar contrario a sus resoluciones. La figura que podría aplicarse, si es que prospera la postura inquisidora, es « desobediencia» a los mandatos de la máxima autoridad del peronismo bonaerense.

    El tercer flanco donde pegará el peronismo kirchnerista es en el referido al uso de los nombres. El bloque que comanda Sarghini se inscribió como Justicialismo Nacional, con el argumento de que todos sus integrantes fueron electos por boletas del PJ.

    Pero el comisario político de Néstor Kirchner en el Congreso, el varelense Carlos Kunkel, ya avisó que no aceptarán que los disidentes utilicen el nombre « justicialismo» para nombrar a su bloque. Ese forcejeo administrativo deberá encarrilarlo Balestrini como jefe de Diputados.

    Encontrará el matancero argumentos. El más sólido, que ya usó en su momento, es que el grueso de los peronismos provinciales adhirió al Frente para la Victoria, por lo cual el bloque que preside Agustín Rossi se llama FpV-PJ.

    El PJ de Buenos Aires fue uno de los que no lo hizo y, por eso, además de sintonizar con la Casa Rosada, les aceptaron que usen el sello Peronismo Federal. Esta última categoría la aportan sólo tres no bonaerenses: Luis Barrionuevo (Catamarca), Mario Santander (La Rioja) y Lucrecia Monti (Capital).

    En el revuelo por esta disputa con sus ex socios, los bonaerenses también podrían dar otra señal de respaldo al gobierno: si existe una clara convocatoria de la Casa Rosada, adherirán y hasta podrían movilizar como PJ bonaerense, a la «plaza del sí» prevista para el 25 de Mayo.
  • Dejá tu comentario