30 de mayo 2024 - 09:00

El primer humano con un chip de la empresa de Elon Musk reapareció después de 100 días

El chip de Neuralink ya mostró los primeros resultados en un paciente que lo usó por más de tres meses. Esta es su experiencia.

Pirmera aparicion pública de un paciente tras tener el chip de Neuralink por 100 días.

Pirmera aparicion pública de un paciente tras tener el chip de Neuralink por 100 días.

Reuters

Neuralink Corporation es una empresa de neuro tecnología estadounidense especializada en el desarrollo de interfaces cerebro-computadora, implantables fundada por Elon Musk. Este desarrollo tiene el objetivo de cambiar la interacción entre la mente humana y la tecnología y darle una segunda oportunidad a personas con discapacidades físicas.

Noland Arbaugh es uno de estos casos. En el 2016 sufrió una lesión en la médula espinal que lo volvió totalmente dependiente de una silla de ruedas y su entorno para intentar acercarse a una vida normal. Luego de 100 días con el chip de Neuralink, reapareció en público para contar su experiencia.

Como funcionan los chips de Neuralink, la empresa de Elon Musk

El producto en cuestión se llama Telepathy, y está compuesto de un chip del que salen 1024 electrodos distribuidos en 64 hilos que se conectan al cerebro. Estos hilos envían pequeños estímulos eléctricos a las neuronas con el fin de activar funciones motrices que, por distintos motivos, están inactivas. Promete a largo plazo la capacidad de controlar dispositivos celulares, tablets y computadoras con la mente. Sin embargo, su primer uso y el propósito disparador fue para devolverle la independencia a las personas con lesiones físicas que les impidan realizar actividades por su cuenta.

Implante cerebro chip.webp
Cerebro: depresión.

Cerebro: depresión.

La nueva vida de Noland Arbaugh

La vida de Arbaugh dio un giro positivo luego de la cirugía del implante. Cuenta que, gracias al chip, pudo volver a jugar videojuegos, realizar compras online y leer e interactuar en redes sociales. A través de una encuesta en X, sus seguidores quieren conocer más detalles de sus experiencias con el objetivo de que él empiece a monetizar ese tipo de contenido en redes sociales.

Uno de los aspectos más destacados de su vida con el implante es su capacidad para participar activamente en estudios de interfaz cerebro-computadora en Maryland, donde colabora con equipos de investigación para mejorar el funcionamiento del dispositivo.

No todo fue de color de rosa desde el principio. A pesar de los avances, Arbaugh ha enfrentado desafíos técnicos, como la reubicación inicial de hilos del implante, que afectaron brevemente su experiencia. Neuralink abordó estos problemas mediante ajustes en el software.

Dejá tu comentario

Te puede interesar