Al menos 9 muertos por feroz tornado en Misiones

Ambito Nacional

Misiones - Un poderoso tornado sacudió a varias localidades del departamento de San Pedro, en Misiones, y provocó la muerte de al menos 9 personas, siete de ellos niños, 50 heridos y una menor desaparecida, además de arrasar viviendas, árboles y destruir todo lo que encontró a su paso. La presidente Cristina de Kirchner, quien se mantuvo informada durante todo el día sobre la magnitud de los daños, viajará hoy a la zona del desastre.

La furibunda tormenta, que se abatió el lunes a la noche sobre los parajes de Colonia Santa Rosa, Tobuna, Los Polvorines, Progreso, Macaca y Pozo Azul, con vientos de hasta 200 kilómetros por hora, también dejó más de 50 personas heridas, con 18 en grave estado.

Siete niños, de entre 6 meses y 8 años de edad, se contabilizaron entre las 9 víctimas fatales, y testigos aseguraron que los pequeños que fallecieron, en su mayoría, sufrieron golpes mortales luego de que el tornado los levantara por el aire. Incluso se comentó que el bebé de seis meses que perdió la vida fue arrancado de los brazos de su madre.

El fenómeno climatológico se desató durante la noche del lunes y se extendió hasta las 4.30 de la madrugada de ayer a poco más de 300 kilómetros al nordeste de Posadas, cerca de la frontera con Brasil, país al que también golpeó con dureza, al provocar cuatro muertes.

La tormenta causó, además, severos daños en las viviendas de la región, muchas de las cuales quedaron totalmente destruidas, volteó árboles y arrasó con animales de gran porte, por lo que expertos estiman que se trató de un tornado, incluso antes de evaluar la zona del desastre.

El epicentro del meteoro se registró en el paraje Santa Rosa, a unos 40 kilómetros de la localidad de San Pedro, cabecera del distrito y hacia donde viajaron tanto el gobernador provincial, Maurice Closs, como el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur. También llegó el subsecretario de Abordaje Territorial del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, Sergio Berni, para planificar las tareas de asistencia.

Tras el paso del torbellino, el intendente local, Orlando Wolfart, afirmó que jamás había visto algo parecido, en tanto Closs comparó la situación con la tragedia causada por el alud de febrero pasado en la ciudad salteña de Tartagal.

«Fue algo jamás visto acá. Ha desaparecido el monte, casas, había en esa colonia un centro de salud inaugurado hace tres años y desapareció», expresó Wolfart.

Todas las fuerzas de seguridad provinciales, entre ellas la Policía, Gendarmería y Bomberos, prestaron su colaboración en un operativo de salvamento que también incluyó a personal del Servicio Penitenciario misionero y el envío de un avión con víveres a la región del desastre.

El meteorólogo Alfredo Yaquinandi precisó que «hubo vientos de hasta 200 kilómetros de velocidad», en declaraciones a la radio FM Radioactiva, mientras su colega Fabio Cabello advirtió sobre posibles réplicas de la tormenta en los próximos días.

Dejá tu comentario