Día del Padre: desafío para la movilidad ciudadana y los comercios en crisis

Ambito Nacional

Arranca restricción a mayor al movimiento de ciudadanos en AMBA y Conurbano. Alerta en provincias por posible aumento de reuniones "clandestinas" en celebración del domingo.

La celebración del Día del Padre pondrá a prueba este domingo el cumplimiento de las limitaciones impuestas por aquellos distritos que autorizaron las reuniones familiares, a la vez que para el resto de las provincias y el AMBA se traducirá en un verdadero desafío para los controles de movilidad, que empiezan a regir desde esta medianoche en medio de un dramático aumento de casos de coronavirus.

En paralelo a la cuestión sanitaria, la festividad asoma como una esperanza para algunos sectores comerciales, sobre todo en las zonas del país donde la actividad ya registra cierta normalidad.

“Se está vendiendo algo, pero no a los niveles normales. La gente todavía tiene miedo de salir y tampoco tiene plata. Estamos vendiendo el 10% de lo que acostumbramos para esta fecha”, graficó el dueño de un negocio de indumentaria masculina ubicado en la peatonal de la ciudad entrerriana de Concordia.

Los comerciantes esperan tener un repunte en las ventas de la mano también del acompañamiento de las autoridades locales, que en varias provincias y ciudades capitales establecieron mecanismos de excepción en los horarios de atención y reforzaron los protocolos sanitarios.

“Una hora más de apertura nos dará un poco más de margen para empujar algo las ventas”, se entusiasmó un comerciante de Mendoza capital.

La profunda crisis en la que entraron los distintos rubros comerciales durante la pandemia muestra escenarios disímiles en el país. Por caso, no avanzaron los distintos pedidos de cámaras empresarias para que el Día del Padre se postergara al 12 de julio, especialmente en Capital Federal y Conurbano. La situación es muy diferente en el interior: Córdoba, Corrientes, San Luis, Salta, Tucumán, Catamarca y San Juan, entre otras, habilitaron los shoppings y los centros comerciales con salida a la calle. Neuquén, en tanto, puso en marcha el sistema de compras online y retiro take away para distinos rubros.

Otra provincia que había habilitado las ventas en los centros comerciales y centraba grandes expectativas en el Día del Padre es Jujuy, Sin embargo, el regreso a la fase 1 en la capital y en las localidades de Perico, Palpalá y Yala por la aparición de nuevos casos llevó al gobernador Gerardo Morales a mover al 12 de julio la celebración. La decisión fue valorada por la Unión de Empresarios de Jujuy que entendió que, de esta manera, se “ayuda a la actividad comercial” a “generar recursos para afrontar sus obligaciones”.

“Con el aval de todos los intendentes de nuestra Provincia pasamos la celebración del Día del Padre para el domingo 12 de julio. ¡Es una respuesta al pedido de muchas familias!”, afirmó el mandatario provincial en una mensaje en la red social Twitter.

El otro desafío para este fin de semana es la movilidad. La luz verde en varias provincias para reuniones familiares, así como la marcha atrás en otras, le imprime al Día del Padre un elemento de riesgo adicional.

En ese sentido, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, pidió festejar con los familiares cercanos, sin trasladarse de una localidad hacia otra, ya que dijo “hay que evitar los viajes a zonas de circulación comunitaria” de la Covid-19.

En Mendoza, una de las provincias que debió dar marcha atrás con la autorización para reuniones familiares de hasta diez personas, el gobierno de Rodolfo Suarez trabaja en un proyecto de ley para arrestar a los dueños de las casas donde se organicen reuniones clandestinas.

“Vamos a enviar un proyecto a la Legislatura para modificar el Código Contravencional para que se puedan aplicar multas de entre 15 y 30 días de arresto para los dueños de las casas en las que se organicen reuniones de amigos clandestinas”, anunció el mendocino.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario