A cinco años de su accidente, así es la vida de Schumacher hoy

Deportes

Referencia absoluta de la Fórmula 1 con siete títulos mundiales, Michael Schumacher vive en una caja de cristal desde hace cinco años, después de una grave caída practicando esquí el 29 de diciembre de 2013. Cumplirá 50 años el 3 de enero, pero su estado de salud sigue siendo un misterio.

El secreto es total, guardado férreamente por su familia y su agente Sabine Kehm.

Las fugas de información han sido muy contadas y no hay partes médicos. Por ello cualquier comentario de un miembro de su familia o de un visitante destacado a Suiza, a su lujosa casa medicalizada a orillas del lago Leman, dispara las especulaciones en la prensa y las redes sociales.

Recientemente hubo dos ejemplos, poco antes del quinto aniversario del accidente en Meribel, el lugar en el que "Schumi" quedó en coma al golpearse la cabeza contra una roca, en una salida de pista que le costó muy cara.

Rolf Schumacher, su padre, declaró en noviembre al Daily Mail que el traslado de su hijo a la isla española de Mallorca no se iba a realizar. No dijo mucho al diario inglés, pero los responsables del mismo entendieron, acertadamente o no, que Michael ya no necesitaba asistencia respiratoria, algo que no se pudo verificar.

A principios de diciembre, Jean Todt, presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) y exjefe del alemán en Ferrari, indicó al Bild que había pasado a verlo a Suiza cuando se disputaba el Gran Premio de Brasil.

Aunque el gran campeón ya no esté en coma, técnicamente según reputados neurólogos, sigue en un estado vegetativo que nadie se atreve a valorar públicamente. ¿Pasa más tiempo en la cama o sentado en un sofá? Sólo su familia y las personas más cercanas lo saben.

Todo lo demás son suposiciones, rumores, deseos o concesiones a la imaginación.

Mientras Schumacher continúa apartado del mundo, la Fórmula 1 sigue dando vueltas. Ferrari, equipo tan ligado al expiloto como su propio apellido, va a homenajearlo por su 50 cumpleaños, ensalzando las cinco veces que le dio el título mundial (de 2000 a 2004), por lo que ha preparado una exposición en Maranello, su sede histórica.

Esa muestra se abrirá el 3 de enero en el Museo Ferrari y llevará como nombre "Michael 50".

Hoy el circo mayor del automovilismo está dominado por el inglés Lewis Hamilton, de Mercedes, la escudería en la que se retiró "Schumi". El moreno tiene cinco campeonato mundiales y 73 triunfos. Las siete coronas y 91 victorias del históricos expiloto son sus metas.

Uno de los rivales de Hamilton en la categoría en los próximos años podría ser un Schumacher: Mick, de 19 años, que esquiaba con su padre aquel 29 de diciembre de 2013 en Meribel y que quiere emular a su progenitor.

Mick Schumacher se aproxima al sueño de la F1: es campeón de Europa de F3 y el próximo año correrá en la F2, una antesala para dar el gran salto.

Como "hijo de", hay ejemplos ilusionantes para él, como los de Damon Hill, Jacques Villeneuve o Nico Rosberg, todos ellos campeones del mundo.

La eventual llegada a la F1 de Mick Schumacher, en 2020 o 2021, sería un sueño hecho realidad para una familia que lleva cinco años enfrentada a la tragedia del más ilustre de sus integrantes.

Schumacher hoy

"Así vive hoy Michael Schumacher", tituló el diario alemán "Bild" al dar a conocer detalles de la vida cotidiana del expiloto.

El oriundo de Hurth trabaja con un grupo de diez "expertos en rehabilitación", entre enfermeros, fisioterapeutas y acompañantes que ayudan a su familia con su asistencia personal.

La vieja oficina del campeón mundial se transformó en los últimos años en una habitación de hospital de alta complejidad, una especie de laboratorio para su recuperación aunque, aclara "Bild", "nada ha sido intentado para acelerar los tiempos".

La terapia de rehabilitación incluye sesiones en las que le hacen escuchar el rugido del motor de los bólidos que supo llevar a la gloria en la máxima categoría, aunque "cuando se pregunta cuál es su estado hoy, la respuesta no es breve".

Si bien el periódico asegura que la vida de Schumacher está fuera de peligro, destaca también que "existió una razón por la que desde hace cinco años nunca más volvió a aparecer públicamente", aunque no devela ese misterio.

"Bild" publica también declaraciones del neurobiólogo Tobias Bonhoffer, del Max-Plank Institut, según el cual "por lo general la ruptura del tejido nervioso en el cerebro o en la médula espinal no son reparables". "Esa es la principal diferencia con los demás tejidos del cuerpo humano, como por ejemplo la piel o el hígado, cuyas células sí son capaces de regenerarse", según destaca el especialista.

En algunos casos otras células pueden hacer el trabajo de aquellas que se dañaron, recordó, aunque "en el caso de las cerebrales, como aparentemente ocurre con Schumacher, no son suficientes las células nerviosas disponibles para reemplazar a las dañadas".

El arzobispo Georg Gaenswein relató haberlo visitado y dijo que estaba sentado en un sillón cuando lo recibió: "Le tomé las manos y estaban calientes. Algunas cosas no pueden transmitirse con palabras, pero si con el tacto".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario