Dura caída de Gimnasia en su debut en la Copa Libertadores

Deportes

Gimnasia y Esgrima La Plata cayó goleado esta noche ante Defensor Sporting por 3-0, en un partido del Grupo 8 de la Copa Libertadores de América que se jugó en el estadio Centenario de Montevideo, Uruguay.

Los goles del conjunto que dirige Jorge Da Silva los anotaron Sebastián Ariosa, a los 36 minutos de la primera etapa, y Carlos Morales y Maximiliano Pereira, a los 18 y 26 de la segunda, respectivamente.

El primer tiempo mostró a un Defensor, con un esquema 3-4-1-2, más ambicioso, preciso y decidido a llevarse por delante a un Gimnasia, inexpresivo, que nunca logró imponer su juego.

El buen juego de los volantes del conjunto local fue la clave para irse a los vestuarios con un gol de ventaja en el marcador.

A los 36 minutos, Defensor abrió el marcador tras una gran jugada colectiva por la izquierda que inició Mauro Vila, la continuó Diego De Souza y la definió Ariosa.

Gimnasia tuvo fallas en defensa, poco juego y lucha en el mediocampo y casi no generó riesgo en la primera etapa, ya que no tuvo ideas ni juego para acercarse al arco de Martín Silva.

De hecho a los 42 minutos otra jugada muy parecida a la de la apertura del marcador casi deriva en el 2-0, pero De Souza desvío su remate.

El entrenador de Gimnasia, Pedro Troglio, mandó a la cancha a Antonio Piergüidi y Jonathan Chaves por Daniel Romero y Alvaro Ormeño, respectivamente, antes de comenzar la segunda etapa, pero el funcionamiento de su equipo no mejoró.

Tampoco aportó demasiado el ingreso de Luciano Leguizamó por Antonio Pacheco a los 17 minutos.

Es más, Defensor, con fútbol y practicidad, estiró la ventaja a los 18m., a través de Morales, la figura de la cancha, y a los 26m. por intermedio de Pereira.

El 3-0 fue un reflejo de la diferencia entre un equipo y el otro, no sólo por conceptos futbolísticos sino por despliegue y actitud.

Defensor Sporting le ganó por primera vez en su historia a un equipo argentino tras diez partidos coperos.

Gimnasia, mal en el torneo Clausura, sigue sin levantar cabeza.

Dejá tu comentario