Ferrer: "Tuve una carrera soñada, el tenis me ha dado mucho"

Deportes

El español de 37 años fue eliminado y jugó su último partido en el Argentina Open. Al término del partido, en un mano a mano con ámbito.com, contó su sentimientos.

Terminó el partido y David Ferrer le rindió tributo al Argentina Open dejando su vincha en el polvo de ladrillo del Court Central Guillermo Vilas. Fue su última batalla en Buenos Aires, que lo vio campeón tres veces. Aquejado por una lesión en el tendón de Aquiles, el dolor lo llevó a ponerle punto final a su carrera a los 37 años.

Dueño de una carrera extraordinaria con 27 títulos, una final en Roland Garros 2013, tres Copas Davis y el número 3 del mundo como máximo lugar en el ranking, su presencia en el ATP porteño generó fanatismo en el público, que lo vitoreó en cada punto ganado. Su primera vez fue en 2003 y luego de 16 años se lleva el mismo afecto que desde ingresó al torneo por primera vez.

En diálogo mano a mano con ámbito.com, aseveró que su experiencia en el Argentina Open no será una más, al tiempo que se mostró muy conforme con su “longeva” carrera. Ahora sólo piensa en disfrutar de su familia y desconectarse del exigente circuito.

Periodista: Después de tantos años jugando en el país, ¿qué experiencias te llevas y qué vas a extrañar?

David Ferrer: La competencia, sobre todo, la cancha central del Buenos Aires, el cariño de la gente. Disfruté mucho jugando acá y seguro que cuando lo veo como fan, tendré muy buenos recuerdos.

P: ¿Cómo se prepara uno, a los 37 años, para ser grande para el deporte pero joven para la vida?

D.F.: Es importante la gente cercana, la educación, cada uno lo vive a su manera. Cuando llevás mucho tiempo haciendo un trabajo, por supuesto cuesta al principio. Me siento feliz, tranquilo, di todo dentro de la cancha. Mi carrera fue muy buena y longeva para un deportista y ahora ya pasé a otra etapa: tengo familia, quiero vivir otras cosas y mi prioridad es otra.

P.: Sos uno de los tenistas más queridos del circuito, en un deporte tan difícil. ¿Qué te genera eso?

D.F.: Estoy muy agradecido, porque que hablen bien de uno y tener buenos compañeros y amigos es lo más importante, el haber dado algo ya no como tenista sino como persona.

P.: ¿Qué te dejó la época de codirector del torneo del torneo de Valencia?

D.F.: Fue una etapa muy bonita, porque además lo hice con Juan Carlos Ferrero, que es un gran amigo mío. Fue una experiencia única, aprendí muchas cosas, y además lo hice como jugador y lo gané tres veces. Me sentí muy feliz de haber formado parte de aquello. Formó parte de una etapa de mi vida y se vendió el torneo por circunstancia. No sé si volvería a incursionar en eso, no me he puesto a pensar en eso, mi futuro está en jugar los tres torneos que me quedan lo mejor posible y luego quiero tiempo en casa y desconectarme de todo.

P.: Te quedan Acapulco, Barcelona y Madrid, ¿cómo pensás que van a ser?

D.F.: Será emotivo, va a haber mucha gente, personas que quiero mucho y formaron parte de mi vida personal y profesional. Intento no pensar mucho en eso porque la a veces la emoción te hace desconectarte un poco de jugar los partidos y en ese aspecto lo estoy llevando bien, más tranquilo, pausado, y también físicamente.

P: ¿Tuviste la carrera que soñaste?

D.F.: Sí, me fue muy bien. Tampoco puedo pedir más, estoy muy agradecido por todo lo que el tenis me ha dado, tanto a nivel profesional como personal. Destaco mi primer Masters 1000 (en París 2012), cuando fui N°3 del mundo, cuando gané las Copas Davis.

P: ¿Qué consejo de la darías a los más jóvenes?

DF: Que es importante seguir las rutinas, que disfrute del tenis, que intente disfrutar los que engloba a este deporte, no sólo estar en una cancha, y aceptar los momentos buenos y malos y aprender de ellos.

Dejá tu comentario