29 de mayo 2001 - 00:00

Bueno: la Argentina aumentaría las exportaciones de alimentos

Bueno: la Argentina aumentaría las exportaciones de alimentos
El colapso energético en Brasil, que obligará a reducir el consumo eléctrico a partir de junio, podría beneficiar a algunos exportadores argentinos.

El encarecimiento de los costos para los brasileños afectaría positivamente sobre algunas empresas exportadoras de agroalimentos, ya que los productos que habitualmente la Argentina exporta a Brasil -por caso, leche en polvo, harinas, trigo-se encarecerán en precios relativos en el mercado interno brasileño. De esta forma, algunos productos argentinos podrían volverse competitivos para los importadores de Brasil, es desmedro de la propia industria del país vecino. Sin embargo, las empresas argentinas aún no evaluaron si se beneficiarán con la crisis energética que afectará la producción de las industrias brasileñas.

Molienda

Los recortes de hasta 25% en el uso de energía obligado por el gobierno brasileño golpearían de lleno sobre la actividad industrial del país vecino. En el rubro agroalimentario, la mayor preocupación se centra sobre la actividad de molienda de oleaginosas, cuya actividad podría caerse hasta 30%. El menor volumen de molienda generará un stock de soja apto para la venta sin procesar. ¿Dónde se procesará ese producto? ¿Quiénes serán los proveedores de los mercados abandonados por Brasil? Esas son sólo algunas rápidas preguntas que repiten hoy los analistas.

«No se sabe todavía cuánto va a afectar la crisis energética a la producción brasileña. Si se paralizan los trabajos de molienda, se liberará más grano para exportación. Y hay que ver quién compra ese grano», decía ayer Alberto Rodríguez, gerente de la Cámara de la Industria Aceitera Argentina (CIARA). Los empresarios argentinos no toman aún como variable de aumento de la actividad este problema estructural de Brasil. La molienda se encuentra seriamente afectada en la Argentina por problemas de colocación de aceites en diversos destinos como consecuencia de un esquema de imposición de barreras paraarancelarias en varios países.

No obstante la situación planteada, algunos informes preliminares aconsejan manejarse con cautela. Según un trabajo del
Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), «el interrogante se está en identificar cuáles serán los rubros de las exportaciones agroalimentarias argentinas más afectados», aunque afirma que en Brasil «seguramente sufrirán mayor contracción aquellos con mayor elasticidad-ingreso de la demanda, o, para decirlo en lenguaje llano, los que responden más a la variación de precios o artículos no suntuarios».

Relación

No obstante, el informe indica que «existe una baja correlación entre las exportaciones agroalimentarias argentinas a Brasil y el nivel de actividad industrial del país vecino», aunque «al analizar la relación entre las exportaciones y el tipo de cambio real bilateral, se nota una mayor relación entre ellas». En la misma línea, el IICA sostiene que la crisis energética contribuiría a profundizar la inestabilidad monetatria que obligó al Banco Central de Brasil a tomar medidas antiinflacionarias. Si continúa esta tendencia, las compras de productos argentinos se verían afectadas, aunque negativamente.

Desde la Secretaría de Agricultura, en tanto, no se emiten juicios sobre la posibilidad de que la Argentina aumente sus exportaciones de alimentos a Brasil. La perfomance de este año muestra señales negativas en las ventas de agroalimentos al país vecino (ya cayó 12%), y la crisis energética en Brasil podría ser una señal de recuperación, a la que, sin embargo, hoy pocos apuestan.

Dejá tu comentario

Te puede interesar