Buena señal: despachos de cemento ya superan el nivel de la prepandemia

Economía

El primer semestre se ubicó por encima del mismo período de 2019. Para analistas, el indicador hace prever que el sector tendrá "un muy buen desempeño en los próximos meses".

Los despachos de cemento registraron en junio un crecimiento interanual del 20,6% y una mejora en la comparación mensual del 9,8%. Así, en el primer semestre concluyó con una leve suba (en torno a 7 mil toneladas) en comparación con el mismo período de 2019, previo a la llegada de la pandemia.

El dato, suministrado por la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP), suele considerase como un anticipo al indicador del nivel de actividad de la construcción, al tratarse de uno de los principales insumos. Por ejemplo, el aumento interanual de los despachos de cemento se viene dando desde septiembre del año pasado, anticipándose al Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC) de INDEC, que registra subas desde noviembre.

Las proyecciones provisorias de la AFCP para todo el 2021 marcan un total de despachos de 11.360.000 toneladas, que representarían un crecimiento anual del 15,1%, el primero luego de tres años consecutivos de retracción, aunque están “sujetos a la evolución de la situación sanitaria”. De esta manera, los despachos de cemento de todo el año pasarían a ser levemente superiores a los de 2019.

El dato es muy positivo, porque no sólo junio muestra un guarismo alto con respecto al 2019, sino que el primer semestre del año, incluso con la segunda ola, es mejor que el primer semestre del 2019. Lo cual, muestra que el periodo se está moviendo en materia de actividad, y particularmente la construcción, a niveles claramente de prepandemia”, analizó a Ámbito Hernán Letcher, director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), quien agregó: “El dato de despacho de cemento es muy representativo del sector de la construcción. Además, otros indicadores, como el índice Construya, muestran niveles de actividad superlativos”.

La recuperación de la actividad, se da en parte “por impulso de la obra pública, pero también porque resulta atractivo el negocio de la construcción”. “Con lo cual, es de esperar que en los próximos meses se mantenga. Sobre todo, impulsado por la dinámica y la apuesta que la política del Gobierno tiene en materia de construcción y de vivienda. En general, diría que es un muy buen dato que muestra que se está funcionando en niveles de pre-pandemia y que anticipa que en ese sector va a tener un muy buen desempeño en los próximos meses”.

Por su parte, al analizar el crecimiento en los despachos de cemento, el economista de la consultora ACM Juan Pablo Di Iorio señaló que “en general estaría existiendo un adelantamiento de compras de insumos de la construcción ante las expectativas de devaluación a futuro, por lo que no necesariamente es un indicador de actividad”.

“Igualmente, vemos que particularmente el sector de la construcción se vería beneficiado por las distorsiones de precios relativos, dado que se trata de una inversión en la que una parte de los costos no se encuentran dolarizados, y por otro lado es una cobertura de tipo de cambio como activo. Eso podría traccionar la actividad, más aun en un contexto de restricciones a la compra de divisas”, agregó el analista, quien remarcó: “Por lo que, teniendo en cuenta la aclaración con respecto al adelantamiento de compras de insumos, igualmente cabe esperar una continuidad de la dinámica del sector. Los eventuales levantamientos de las restricciones asociadas a la pandemia en el segundo semestre podrían traccionar una mayor asignación del gasto a obra pública. Más aún dado el relativo buen resultado fiscal del primer semestre y la cercanía con las elecciones. Creemos que la recuperación de la actividad será muy heterogénea y en ese sentido la construcción sería uno de los sectores que la encabezarían”.

Por su parte, según analizó la consultora FIDE en su último informe, “para los próximos meses se espera que la tendencia alcista se profundice”. “Y esto viene de la mano de la mayor ejecución de la obra pública, que se suma al buen desempeño de la actividad privada y resulta ser un punto clave de la política fiscal anticíclica”, remarcó el estudio.

Dejá tu comentario