Neffa: "Argentina es un mercado de trading, pero no es para el largo plazo"

Economía

El analista dijo ser "moderadamente optimista" sobre la recuperación en los mercados globales. A nivel local, "la salida es la exportación".

El economista y referente en el sector inversor, Gustavo Neffa -socio y director en Research For Traders- se mostró moderadamente optimista respecto de una recuperación en los mercados globales luego del covid, aunque consideró que Argentina quedó rezagado como plaza de inversión en comparación con otros emergentes.

Periodista: ¿Qué escenario veremos en mercados internacionales si avanza la vacuna?

Gustavo Neffa: La vacuna genera cambios, porque hay actividades que están totalmente restringidas, como cruceros, teatros o restoranes, que se han ido abriendo a cuentagotas. Lo mismo para aerolíneas u hoteles. Esos sectores a corto plazo podrían recuperarse, pero soy moderadamente optimista. Esto no va a pasar de un día para el otro y la ola de coronavirus en EE.UU. está en aumento. Hay mucha rotación de carteras y el dinero va de un lado a otro. En algún momento se podría dinamizar el mercado de oro, donde vemos un atractivo muy importante, sobre la base de un dólar más débil.

P.: ¿Qué inversiones ve con atractivo a nivel global?

G.N.: Hay alternativas interesantes en inversiones inmobiliarias, que estuvieron muy golpeadas. Todo en función de una mejor salud del sistema bancario. El ajuste ya lo hicieron, por eso me gusta. También alternativas de consumo no discrecional: por ejemplo, Coca Cola. Las Coca Cola se vendían en bares y restaurantes. Cuando todo eso reabra, el flujo de fondos de una empresa como esa forma parte del menú que debería tener un inversor. Después hay empresas consumo no discrecional que tienen que ver con la salud, como Procter & Gamble, Johnson & Johnson, que son alternativas con buenos dividendos. Otro papel que me encanta es Walmart, hizo mucho desarrollo en tecnología, duplicó la facturación online. Luego, volvería a ver al petróleo como una alternativa y también a las exportadoras, con foco en las industriales. Y los commodities vuelven a estar en el centro de la escena.

P.: ¿Con las tecnológicas qué puede pasar? ¿Pueden verse perjudicadas por una rotación de carteras?

G.N.: Hay que ser paciente. Hubo ajustes y va a seguir habiendo. Este es un mercado de volatilidad. Así como hubo subas de 70%, 80%, 100% este año, es lógico que puedan ajustar 30% en el medio. No recomiendo posicionarse ahí, pero aquel que se posiciona puede situarse y estar sometido a la volatilidad. Depende el momento del ingreso se puede tener una ganancia importante o una pérdida fuerte.

P.: ¿Cómo puede impactar el cambio político de EE.UU.?

G.N.: Se temía un triunfo rotundo de Joe Biden, que le diera mucho poder como para realizar cambios que al mercado no le gustan, como subir impuestos o aumentar regulaciones. Pero no pasó eso. Esto implica que va haber un control político para frenar las aspiraciones de hacer reformas que no sean amigables. Vemos que la Reserva Federal está del lado de Biden y eso es positivo, por lo que podemos esperar más asistencia. Y EE.UU. mostró indicadores de actividad económica muy buenos, que sorprendieron. Además, la temporada de balances fue mejor de lo esperado. Tanto EE.UU. como Europa van a tener caídas de PBI menores a las previstas.

P.: ¿Cómo impacta todo esto en los países emergentes?

G.N.: Argentina, Venezuela y Ecuador están desacoplados de lo que está pasando en la región. Hay una selectividad muy grande y muchos países emergentes se han beneficiado de la cantidad de dinero que hay en el mundo. La Fed tenía 4 trillones entre sus activos y hoy tiene 6,5 y va camino a tener 7,5 u 8 para fin de año. Parte de ese dinero va a mercados emergentes, porque muchos de estos países hicieron sus deberes engrosando las reservas y con una política monetaria ordenada. Hay un premio a las emisiones de Latinoamérica, con tasas de entre 1,5% y, a lo sumo, 4,5%. Por otra parte, debería haber un dólar más débil que permita que esto siga su curso. Sin un dólar débil va a ser difícil ver emergentes que atraigan a los inversores institucionales.

P.: ¿Ve algún sector atractivo en Argentina?

G.N.: Argentina es un mercado de trading, no es un mercado de largo plazo. Mientras la inversión en relación al PBI sea tan baja va a ser difícil que haya atractivo. Hay una oportunidad para posicionarse especulativamente con precios baratos, suponiendo que hay una suba del tipo de cambio y no un escenario caótico donde la inflación se va a tres dígitos. Hay exportadoras que me gustan, porque creo que la salida es la exportación y van a tener su momento cuando tengamos un tipo de cambio mejor. En consumo y esparcimiento me gustan Mirgor y Cablevisión. Después, es difícil. Las empresas de servicios públicos van a ser riesgosas, porque no veo al Gobierno convalidando subas de tarifas. El petróleo es complicado como inversión sustentable en Vaca Muerta, a pesar del buen momento internacional. Y en lo que es sector bancario se hace difícil recomendar al tener la mano del Gobierno en el medio. El 70% de los activos del sector financiero responden al sector público, vía Leliq y pases.

Dejá tu comentario