15 de enero 2003 - 00:00

Se otorgó a universitarios 10% de los planes sociales

Se otorgó a universitarios 10% de los planes sociales




















Cerca de uno de cada diez beneficiarios de los subsidios de empleo que otorga el gobierno nacional es desocupado con formación terciaria o universitaria completa, mientras que 15% de quienes reciben un plan ni siquiera terminaron la formación primaria.

En tanto, 55% de los desempleados que reciben la asistencia estatal de $ 150 por mes proviene de un grupo acotado de cuatro sectores productivos: la producción industrial, la construcción, el servicio doméstico y el comercio, preferentemente vendedores.

Los datos, incluidos en un informe del Ministerio de Trabajo, refleja el impacto que alcanzó el desempleo al mostrar que todo el abanico social -según el nivel educativo-fue afectado por la crisis laboral aunque, obviamente, con porcentajes diferentes.

El estudio ofrece precisiones respecto de quiénes son y de dónde provienen los beneficiarios del plan Jefas y Jefes de Hogar Desocupados que la Nación lanzó en mayo de 2002 y que en ocho meses del año pasado demandó una erogación de 2.204 millones de pesos.

Ese estudio, elaborado por la Dirección General de Estudios y Formulación de Políticas de Empleo de la cartera laboral entre agosto y setiembre de 2002, testeó un millón de hogares de Capital Federal y las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Santa Fe.

•Perfil

Equivalen a la mitad de la cifra total de subsidios que entrega mensualmente el Estado nacional, a través de provincias, municipios, ONG's y sindicatos.

De la encuesta, difundida ayer por el ministerio que conduce
Graciela Camaño, se desprenden algunos indicadores útiles para construir, al menos en parte, el perfil de los desempleados que reciben asistencia del gobierno. A saber:

• el 38% de los beneficiarios de los planes Jefas y Jefes de Hogar tiene los estudios primarios completos. En Capital, 37,05%; mientras la cifra trepa a 41,52% en la provincia de Buenos Aires y se ubica en 26,45% en Córdoba, 36,49% en Mendoza y 18,22 % en Santa Fe.

• En tanto, el nivel secundario fue completado sólo por 13,9% de los beneficiarios del plan, entre ellos 15,63 de los porteños, el porcentaje más alto, y 12,12 de los cordobeses, el más bajo de la muestra.

• Respecto de la formación superior, 6,78% de los que actualmente reciben el subsidio tiene una educación formal mayor a la secundaria, con el registro más alto en Mendoza con 7,78% y el más bajo en Córdoba con 4,05%.

• Hay además un porcentaje, menor, de beneficiarios que nunca asistieron a la educación formal. Entre los varones llega a 2% mientras que en las mujeres sólo 1%.

• En la distinción por sexos, 40,2% de los beneficiarios varones terminó la escuela primaria, mientras que entre las mujeres baja a 37%. Pero entre éstas, 14,5% terminó además el secundario, mientras sólo lo hizo 10,8% de los varones. Pero la encuesta oficial no apunta sólo a la cuestión educativa; también profundiza en otro detalle elemental: el origen laboral de los actuales desocupados, lo que permite identificar de qué rubros del sector productivo provienen los beneficiarios del plan Jefas y Jefes.

Los resultados son los siguientes:

• Respecto de su pasado en el mercado del trabajo,
76,7% tiene experiencia laboral previa.

• En tanto, en referencia a su ocupación de mayor duración durante su trayectoria laboral, el rubro industrial es el de mayor impacto ya que de allí proviene 15,5% de quienes reciben subsidios.

• Además, 13,9% se desempeñaba en la construcción (98,8% son varones) y 13,2% pertenecía al servicio doméstico, de los cuales, previsiblemente, 97,9% son mujeres.

• Otro sector importante, que representa 12,3%, tiene su origen en la comercialización. En ese caso, a diferencia de construcción y servicio doméstico, la distribución por sexo es equilibrada.

El plan oficial asiste a más de dos millones de beneficiarios en todo el país y otorga un subsidio de $ 150 mensuales a jefes de familia sin ocupación y con hijos menores de 18 años o discapacitados, a cambio de una contraprestación de carácter comunitario, productivo o de capacitación.

El último dato aportado por el gobierno sostiene que
60,3% de los beneficiarios de ese programa cumple alguna contraprestación de acuerdo con lo establecido en el otorgamiento del subsidio.

Dejá tu comentario

Te puede interesar