Espectáculos

El arte, un alerta de realidades crueles

Se exponen obras de, entre otros, Marcel Odenbach, Eduardo Basualdo, Edith Dekyndt, y piezas de la colección del francés Marin Karmitz.

En la cartografía propuesta por Bienalsur 2019 para recorrer 18.370 km de arte contemporáneo -inabarcable para un ser humano- y cuyos lineamientos se publicaron en esta sección, se destacan algunos ítems que están en Muntref-Centro de Arte Contemporáneo (Sede Hotel de Inmigrantes, Km 0). En el eje curatorial “Tránsitos y migraciones”, tema candente que se ve reflejado en todos los medios a través de fotografías y relatos lacerantes de hechos del pasado como del presente que jamás deberían ser olvidados, se exhibe “Prueba de nada”, de Marcel Odenbach, videoartista alemán nacido en Colonia en 1953. La cámara recorre obsesivamente la arquitectura inquietante y que provocó grandes controversias por su ideologizada cultura del recuerdo del Memorial de Buchenwald, campo de concentración donde fueron asesinadas más de 56.000 personas por la SS. Situado en una colina cercana a Weimar, fue realizado entre 1954 y 1958. El grupo escultórico parece haber sido inspirado en “Los burgueses de Calais”. La cámara también se detiene ante un niño judío que mira desesperanzadamente cómo una pelota azul rueda por las escaleras, escena que remite a la famosa película de Eisenstein.

Eduardo Basualdo (Argentina, 1977) presenta “Madre del río”, una inmensa tela negra en papel de aluminio que remite al Río de la Plata con sus facetas tan bellas como oscuras. En el otro extremo de la sala, Edith Dekyndt (Bélgica, 1960) presenta una gran tela de terciopelo color natural a la que, al acercarse, se le descubren miles de clavos. Está acompañada por un video con imágenes de la famosa película de Sydney Pollack de 1969 “Baile de ilusiones”, basada en la novela de Horace McCoy “¿Acaso no matan a los caballos?”. Se trata de las maratones de baile en las que los participantes, por comida y alojamiento, bailaban hasta desmayarse. Obra que refiere a la precariedad de las circunstancias y la desigual distribución del dinero.

Gabriela Golder (Argentina, 1971), artista destacada del videoarte, en “Del otro lado” revela historias de refugiados y migrantes, relatos de las vicisitudes para adaptarse y encontrar un lugar definitivo para vivir. Marin Karmitz, cineasta, productor, patrocinador de grandes directores, de origen rumano y nacionalidad francesa, eligió 100 obras de su vasta colección de más de 1.500 fotografías. En esta ocasión acompañó a esta cronista por las obras Christer Strömholm, Anna Kutera, pinturas y un video de la artista plástica austríaca Ceija Stojka (1933-2013), sobreviviente romaní que se atrevió a relatar los padecimientos de esa comunidad bajo el nazismo, una sobrecogedora imagen de la soledad en “Durmientes”, video proyección de Abbas Kiarostami, retratos de 50 alemanes que lucharon contra el régimen nazi antes de ser fusilados, obra titulada “Resistors” de Christian Boltanski , autor también de la instalación que ilustra esta nota, estructuras en madera “vestidas” con tapados negros, una visión ominosa y acongojante. Sobre una cortina de delgados hilos que separa esta sala de las demás, ya sea entrando o saliendo de ella, un video muestra la criminalidad latente que caerá inexorablemente sobre ellas. En una de las salas se exhibe Porte Uffizi, obra de Michelangelo Pistoletto creada en 2003. Nacido en Biella en 1933, Pistoletto es uno de los máximos exponentes del Arte Povera, y sus obras figuran en las colecciones de los principales museos. Se divide en marcos de salas y puertas de madera que llevan el nombre de las diferentes Oficinas de Citadellarte. Cada oficina lleva a cabo su propia actividad dirigida a un área específica del sistema social y el objetivo de cada una es generar un cambio ético y sostenible a escala global como local.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario