Maradona, nuevamente estrella en el cine y una serie

Espectáculos

Ayer fue figura central en Venecia por el film de Paolo Sorrentino "Es la mano de Dios". "Él me salvó, él me enseñó lo que era el arte", dijo el ganador del Oscar.

Maradona volvió al primer plano. A poco más de un mes del estreno en Amazon de la miniserie “Sueño bendito”, que lo tiene como personaje central, la estrella argentina fue ayer la figura excluyente de la segunda jornada del Festival de Venecia. El director Paolo Sorrentino, ganador del Oscar en 2014 con “La gran belleza”, conmovió al público con “Fue la mano de Dios” (“È stata la mano di Dio”), film autobiográfico ambientado en su Nápoles natal y dedicado, en buena parte, a su ídolo Maradona. “Hice lo que pude. No creo haberlo hecho mal”, es la frase maradoniana que inspiró el nuevo film de Sorrentino, el más personal según la crítica en Venecia, y el segundo de su obra que lo lleva como personaje.

Con una devoción quizá mayor a la que sentía por él el serbio Emir Kusturica, quien en 2008 estrenó en Cannes el documental “Maradona por Kusturica” (y antes lo había mencionado en otros largometrajes, como “Gato negro, gato blanco”), Sorrentino, de 51 años, ya le había dedicado un papel secundario en su película “Youth” (“Juventud”, 2015”), protagonizada por Michael Caine y Harvey Keitel. A pesar de que no se lo mencionaba por su nombre, la caracterización del personaje, que interpretó Roly Serrano, era inconfundible. Tan fiel resultó, en especial por el singular sobrepeso que tenía Diego por esos tiempos, que muchos curiosos creyeron, en el rodaje, que se trataba realmente de la gloria del Napoli, y acudían en masa a pedirle autógrafos.

La presencia de Maradona en “Fue la mano de Dios” es más mística. La película es el “Amarcord” personal de Sorrentino, es decir, un film casi autobiográfico, casi confesional, como el que Federico Fellini había hecho de su propia vida en 1973. Un retrato alegre y doloroso de su infancia y adolescencia en la Nápoles de los ochenta, Sorrentino transmite su dolor por la trágica muerte de sus padres en un accidente doméstico. Si bien el protagonista se llama Fabietto Schisa, es evidente que se trata de su alter ego, que adora el fútbol, no tiene amigos y su mundo gira en torno a la familia, los vecinos y la pasión por el Napoli. “Para mí, de chico”, dijo ayer en Venecia, “lo más importante que pasó fue que a Maradona lo contó el Napoli. Con él aprendí lo que es el arte, porque Maradona no fue simplemente un futbolista, sino que trascendió la realidad. Fue mi primera oportunidad de acercarme al arte”, aseguró.

Ovacionada en sus primeras proyecciones para la prensa, la película transmite la idea de que de alguna forma Maradona le salvó su vida, porque al no viajar con los padres a la casa en la montaña y preferir ver el partido de fútbol del Napoli, evitó morir junto a ellos durante la noche por una fuga de gas.

“El mensaje de la película es que hay un futuro para todos sin importar el sufrimiento y el dolor que experimentaron en la vida”, agregó Sorrentino. “Espero que los jóvenes puedan entender esto porque están más preocupados que nosotros por el futuro”. Con su actor fetiche, Toni Servillo, en el papel de padre funcionario de banco, el film de Sorrentino, producido por Netflix, se apunta entre los favoritos para ganar el León de Oro. El gigante del streaming planea un estreno en cines limitado, en Italia el 24 de noviembre y en el resto del mundo el 3 de diciembre. Posteriormente, el 15 de diciembre, lo subirá a su plataforma.

Por su parte, Amazon Prime Video estrenará finalmente la miniserie “Maradona: sueño bendito” el 29 de octubre, después de una postergación de casi un año por la pandemia de coronavirus. La producción se verá en más de 240 países. En el trailer, presentado a principios de este año, se vio un pantallazo fugaz de los hitos de la vida de Maradona que recorrerá la tira de 10 episodios de una hora. Con Nazareno Casero, Juan Palomino y Nicolás Goldschmidt interpretando a Maradona en distintos pasajes de su vida y su carrera, la serie mostrará desde sus comienzos en Villa Fiorito, hasta su consagración en el Barcelona y el Napoli, su papel clave al frente de la Selección en el Mundial 86, y su retiro del fútbol.

Dirigida por Alejandro Aimetta, quien también escribió el libro junto con Guillermo Salmerón y Silvina Olschansky (“El Marginal”), la serie fue grabada en la Argentina, España, Italia, Uruguay y México y contó con la venia del propio Diego, quien para dar su autorización planteó un listado de 14 puntos de su vida que quería que fueran especialmente incluidos en la trama. Julieta Cardinali, Laura Esquivel, Mercedes Morán, Peter Lanzani, Leonardo Sbaraglia y Pepe Monje son otros de los actores que integran el elenco.

Dejá tu comentario